Duras palabras de Luis Majul para Cristina Kirchner

La ex presidente Cristina Fernández de Kirchner sigue dando que hablar en la escena política, y no solo por las causas de corrupción que acumula tanto ella como sus ex funcionarios, sino también por sus declaraciones fabuladoras y chabacanas.

Después de esa especie de monólogo camuflado de reportaje que brindó al canal C5N que es de su propiedad, según manifestó Luis Majul en su editorial en La Cornisa, el prestigioso periodista arremetió con dureza contra la jefa de la banda, al sostener que “necesita de manera urgente y en serio un terapeuta“.

Cristina continúa viviendo en un mundo fantasioso, en el que la inseguridad, los 12 millones de personas en la pobreza, la megacorrupción y el narcotráfico, de la noche a la mañana aparecieron todos a la vez por culpa de Mauricio Macri. Nos intenta hacer creer que somos todos estúpidos.

Pero eso no fue todo lo que dijo Majul acerca de la jefa de la banda.

Cristina cree que en el período en que estaba al frente del gobierno, la inseguridad era una sensación. Piensa quer por haber arreglado una entrevista sin preguntas incómodas, los argentinos nos olvidamos de sus causas de corrupción.

Además, el periodista de América TV afirmó que en cada ocasión que habla, Cristina se parece más a Esteche, Boudou, D’Elía, Aníbal Fernández, Nicolás Maduro o Hebe de Bonafini, todos kirchneristas impresentables.

No dejó pasar tampoco la oportunidad para denunciar que el Frente Para La Victoria usó plata del Anses con el fin de favorecer al programa kirchnerista de Diego Gvirtz, ‘6, 7, 8’.

La ex presidente aseguró también en la entrevista que no fue entrevista que lo que hace el gobierno de Macri no necesita un análisis político, sino uno psicológico.

Sin embargo, viendo la gran cantidad de incoherencias, cinismo, mala memoria y unas desesperadas ganas por volver al poder, podríamos afirmar que en El Calafate se necesitan varios terapeutas para tratar a una mujer que lo único que tiene en la vida, según parece, es ambición de poder y dinero. Nada más.

Dejá tu comentario