Santa Cruz sin clases: el caos del que Cristina Kirchner no habla

Mientras la ex Presidente, Cristina Fernández de Kirchner, hace sus sketchs en diferentes escenarios de la provincia de Buenos Aires, en donde con gran histrionismo intenta cambiar su imagen de mujer malvada e insensible por la de una candidata que piensa día y noche en los pobres (varios de los cuales son pobres desde que ella gobernaba el país), en Santa Cruz todavía están sin clases.

Aunque parezca un conflicto que quedó en el olvido y que ya se solucionó, lo cierto es que en la provincia gobernada por el kirchnerismo desde hace más de 25 años, los chicos aún siguen sin poder asistir a clases.

El paisaje de Santa Cruz tiene un cielo londinense, bien gris y con cierto matiz de tristeza. Pero a diferencia de la capital europea, en la provincia K el cielo tiene ese color por las continuas quemas de neumáticos y el humo que este genera.

Lo paradójico de esta situación dramática que vive Santa Cruz es que en todo el país hay 11 millones de chicos que ya están disfrutando de sus vacaciones, mientras en la provincia que gobierna Alicia Kirchner hay 70 mil chicos rehenes de funcionarios ineptos que no pueden solucionar un conflicto que lleva meses.

En contradicción a los discursos de ficción de Cristina Kirchner, las escuelas públicas en la provincia no dan clases y permanecen cerradas, lo que originó que muchos chicos se pasen a escuelas privadas. Algo que Cristina Kirchner no menciona en los monólogos humorísticos que ofrece a sus seguidores rentados que la van a ver a sus actos de campaña electoral.

En estos actos, como hemos podido ver últimamente, Cristina Kirchner está tratando de cambiar su imagen, copiando varias ideas del asesor Durán Barba. Una estrategia que ya llevó a cabo en elecciones anteriores: mostrarse como un corderito inocente. Pero una vez ganada la elección, sale la verdadera Cristina: pendenciera, ordinaria, resentida y chavista.

Lo más extraño de este momento que vive Santa Cruz es que las vacaciones de invierno también fueron suspendidas por la gobernadora kirchnerista, provocando que los gremios se rebelen ante esta resolución.

Santa Cruz, cada día más parecida a Venezuela.

Dejá tu comentario