Raúl Rizzo sigue defendiendo lo indefendible, con papelón incluido

Como todos los domingos, en los almuerzos de Mirtha Legrand se producen discusiones y debates que dejan mucha tela para cortar. Y además, les aporta material a todos los programas que se emiten durante la semana.

Claro ejemplo de esto último fue el programa de Intrusos de Jorge Rial, quien se pasó gran parte de la semana pasada hablando (en tono burlón, como siempre) de las preguntas que le hizo Mirtha a Mauricio Macri.

Pero haciendo memoria y una rápida búsqueda en YouTube, podemos encontrar que cuando Jorge Rial entrevistó a Cristina Kirchner, fue muy condescendiente, previsible y poco crítico.

En el almuerzo de hoy, el actor ultra kirchnerista Raúl Rizzo no quiso dejar pasar la oportunidad para expresar que sigue fiel a la ideología kirchnerista. Y no tuvo ningún problema en enfrentar a todos los demás invitados de la mesa, hablando encima de los demás y no escuchando a nadie. Fiel reflejo de todo kirchnerista.

Sin embargo, quien no lo contradijo ni entró en discusión con el actor fue Sergio Rubín, el vocero del Papa Francisco, quién sabe si por prudencia o para no quedar desubicado en la mesa.

Dejándolo así a Raúl Rizzo incinerándose solo delante de millones de televidentes.

Quienes más entraron en discusión con el actor kirchnerista-cristinista fueron Fabián Doman y Nicolás Wiñazki, quienes hicieron mención en muchas oportunidades de los hechos de corrupción del gobierno nacional y popular, indignando y poniendo nervioso a Rizzo.

Tampoco estuvieron de acuerdo con el fanatismo ciego del actor Georgina Barbarossa y María Fernanda Callejón, retrucándole sus dichos y dejándolo como un fanático de la primera hora.

Pero el papelón de Raúl Rizzo aún estaba por llegar. Wiñazki afirmó que en cierto momento Néstor Kirchner le solicitó a Sergio Massa que se levantara de la mesa del almuerzo de Mirtha. En aquel momento, Massa era el jefe de gabinete del kirchnerismo.

Miralo en el video a continuación:

La mejor parte del pobre desempeño de Raúl Rizzo fue cuando Fabián Doman recibió un mensaje en su celular del propio Sergio Massa, ratificando lo que había informado Nicolás Wiñazki.

A esta altura del almuerzo, Raúl Rizzo ya estaba perdiendo ante la mesa, y así se lo pudo ver el resto del almuerzo: callado y alejado del debate.

Dejá tu comentario