Brancatelli lo quiso chicanear y Lanata le respondió con altura

El periodismo argentino sufrió una gran debacle en los últimos años, coincidiendo con el kirchnerismo en el poder. El objetivo de informar con objetividad sin importar a quién se podía perjudicar fue destrozado de la mano del kirchnerismo, un gobierno que compró a un sector del periodismo con presiones y dinero.

Sin embargo, no todos los periodistas se vendieron ni se arrodillaron ante el kirchnerismo. Uno de ellos fue Jorge Lanata, el periodista más importante de Argentina que mostró durante varios años cientos de hechos de corrupción de diversos políticos que pertenecían al gobierno kirchnerista, el más corrupto de la historia argentina.

Lanata fue invitado al programa de Santiago del Moro, Intratables, y desde un primer momento se especuló con cómo sería el encuentro entre un periodista profesional y antikirchnerista como Lanata con un periodista militante del ultrakirchnerismo.

Este era un encuentro que se aguardaba con muchas expectativas. Pero el programa comenzó con Lanata teniendo un mano a mano con Del Moro. Minutos después de haber contestado varias preguntas del conductor, llegó el turno de preguntar al equipo de periodistas del programa.

Al conocer que había muchos televidentes esperando que Brancatelli le hiciera una pregunta a Lanata, Del Moro decidió dejarlo para el final. Y así fue el breve cruce entre ambos:

El diálogo entre ambos fue bastante breve, pero lo suficientemente productivo como para demostrarle a Diego Brancatelli que no todos los periodistas venden su opinión y su verdad al mejor postor.

Algo de lo que tal vez no se pueda jactar demasiado el periodista de América, quien en los 12 años de kirchnerismo ha defendido a varios delincuentes, generando varias sospechas entre sus colegas y los televidentes.

Y apesar de que la intencion del periodista militante fue la de dejar mal parado a Lanata o hacerle pasar un mal momento, el experimentado periodista le dio una clase sobre cómo responder con altura y elegancia cuando la otra parte solo busca chicanear y provocar.

Dejá tu comentario