El taxista del acto de Cristina Kirchner era un militante de Descamisados

Cristina Kirchner nos regaló hace unos días otro nuevo acto de campaña cargado de mentiras e hipocresía, como nos tiene acostumbrados.

Con la idea fija en zafar del calabozo de la cárcel y evitar que los jueces sigan investigando sus negocios ilícitos que hizo junto a su marido Néstor Kirchner, la ex Presidente salió a embarrarse en el chiquero de la política, dispuesta a todo. Así tenga que mandar a apretar a jueces o escarmentar a fiscales.

Vestida como una mujer de clase media y del pueblo, Cristina recurre a sus capacidades de actriz (como Evita) para llegar a lo más profundo de la gente. Aún no se sabe si habrá tomado clases de teatro con Julio Chávez o Norman Briski. Lo que sí se sabe, es que es una máquina de mentir. Y no se pone colorada cuando lo hace.

El show de Cristina tuvo a un taxista sobre el escenario, quien contó, de a ratos sollozando, lo mal que lo está pasando con las políticas económicas de Mauricio Macri, y haciendo emocionar tanto a Cristina como a todo el público presente.

Pero horas más tarde, nos hemos podido informar acerca de la verdad: quien subió al escenario no era un ciudadano más del montón, sino un militante del kirchnerismo, perteneciente a un partido político, cuyo líder se encuentra integrando actualmente la lista de Cristina Kirchner.

El falso taxista leyó una carta, donde contaba todo el suffrrimiento que tiene ahora al ser peón de taxi, afirmando que con Cristina el trabajo sobraba, y que ahora no le alcanza para pagar los impuestos.

El impostor se llama Gabriel Fernandes y milita en la agrupación Descamisados de Mar del Plata. Su jefe se llama Marcos Gutiérrez, quien es un concejal kirchnerista, y ambos forman parte de Descamisados, dirigida por Marcelo Koenig. Este último está en el lugar 18 de la lista de Cristina Kirchner.

Dejá tu comentario