Les confiesa a los policías que es chorro y recibe un correctivo

Después de 12 años de corruptela kirchnerista, era más que lógico que los vestigios de la desidia y la mediocridad inundaran la superficie de todas las clases sociales.

Una de las clases más golpeadas y utilizadas tanto por el PJ como por el kirchnerismo fue la de menores recursos, la que sirvió para conseguir votos peronistas a cambio de migajas, sumergiendo a millones de compatriotas al atraso, ignorancia y abandono.

Debido a todas estas décadas de pobreza y atraso, surgieron familias enteras y generaciones en las que el trabajo es algo ajeno, recurriendo a lo más fácil y bajo: la delincuencia.

Víctimas casi inevitables son miles de jóvenes que sin futuro, sin estudios y sin ningún buen ejemplo en sus familias, se dedicaron directamente a delinquir.

Como claro ejemplo, podemos ver el siguiente video, en el que un joven visiblemente alcoholizado, presuntamente a la salida de un boliche, fue interceptado por policías a la salida del establecimiento.

Después de verlo en actitud sospechosa y ante la negativa de mostrar sus documentos, los efectivos policiales le comunicaron que deberían llevarlo a la comisaría. En ese momento, el joven los provocó al decirles, casi con orgullo, que él era bien chorro.

La reacción de la policía ha sido durante muchos años cuestionada, tanto por casos de gatillo fácil como por abuso de autoridad. Los resultados están a la vista: personas que no respetan la presencia policial, jóvenes que agreden a los policías cuando están en patota, policías que deben soportar los agravios de los manifestantes en cada piquete, y mucho más.

Junto a esto, los casos de inseguridad se fueron agravando año tras año, llegando a su pico en el kirchnerismo, que a través de su filosofía zaffaroniana, cada joven era víctima de la crueldad de la sociedad, mientras la policía fue arrinconada en su accionar, sin derecho a actuar ante diversos casos de inseguridad.

Las consecuencias son graves, ya que la falta de educación, el consumo de drogas y el acceso a la compra de armas hizo que los jóvenes tengan un presente peligroso y un futuro lleno de tinieblas.

Dejá tu comentario