C5N: periodistas de dudosa credibilidad y defensores de la corrupción

El canal de televisión de Cristina Kirchner, C5N, puso a todos sus periodistas falderos a hacer lo que mejor hacen: desinformar a través de mentiras y análisis faltos de agudeza y lucidez.

Como lo que sucedió en el día de ayer, cuando todos esperaban el comienzo del programa de Roberto Pettinato, pero en su lugar aparecieron los rostros de Roberto Funes y Horacio Embón, quienes conducen Televisión Registrada.

Ya desde temprano, la señal de noticias kirchnerista había anunciado que debido a las elecciones del domingo, emitirían dos programas especiales. Léase entre líneas, que harían un poco de campaña para “la jefa” de Santa Cruz.

En el comienzo del primero de los dos programas especiales, los conductores de TVR se mostraron críticos con el gobierno, presentando la triste frase de Esteban Bullrich, cuando dijo que cada día hay un nuevo pibe preso.

Después de presentar los informes sobre la baja en el consumo, el precio de la carne, el spot de Tombolini y el holograma de Randazzo, Embón aseguró que “los partidos políticos están totalmente desintegrados, atomizados, disueltos” y que son “individualidades y juegos de prontuarios y de pasados”.

Quien no faltaba para desprestigiar al gobierno y aportar su granito de miseria es el conductor de Radio 10, Iván Schargrodsky, quien una vez más se refirió (casi como una obsesión) al precandidato a diputado Fernando Iglesias, metiendo chicana y bajo nivel de comprensión.

Según Schargrodsky, esta votación es para definir si el pueblo está mejor o peor que hace dos años. Seguramente sea un razonamiento aprendido de su jefe Roberto Navarro, el mismo que en 2015 salió ridículamente a decir que ya había ganado Daniel Scioli las elecciones presidenciales.

No faltaron tampoco, para mostrar un poquito más la hilacha kirchnerista, las críticas a las promesas de Mauricio Macri, que justamente estaba siendo entrevistado en otro canal por Santiago del Moro, cuando Schargrodsky dijo que todavía no cumplió nada de lo prometido.

Sí, en 20 meses. Después de décadas peronistas, kirchenistas y corrupción obscena, Schargrodsky se quejó de un gobierno que lleva menos de dos años. ¡Agudeza periodística!

Y así continuó la noche, con más críticas chicaneras y de bajo vuelo para María Eugenia Vidal, Elisa Carrió y Graciela Ocaña. El objetivo quedó cumplido: ensuciar gente, embarrar la cancha y desinformar, como nos tienen acostumbrados los pseudoperiodistas rentados por Cristina de C5N.

Dejá tu comentario