El Papa nacional y popular sigue haciendo política desde Roma

Margarita Barrientos causó gran sorpresa esta mañana al relatar un momento desagradable e inesperado que vivió a mediados en abril de 2013, en el momento en que se trasladó al Vaticano, con cita acordada con anticipación, con el fin de visitar al Papa Francisco. El Sumo Pontífice rechazó recibirla.

“Avisé con tiempo que iba. Un empresario nos pagó el pasaje. Fuimos con el orbefre Juan Carlos Pallarols y la periodista Karina Villela. Teníamos pautado el encuentro. Entramos con la tarjeta celeste, con el fin de sentarnos. En pocos instantes, nos invitaron a retirarnos. Me afirmaron que había prioridad por otras personas que había allí. No me sentí mal en absoluto, ya que pensé que tal vez estaba ocupado”, empezó a contar la fundadora del comedor “Los Piletones”.

Barrientos ha estado de visita en el estudio del programa televisivo Desayuno Americano, que va por la señal América TV. Allí, al ser consultada acerca de más aspectos en relación a la fallida audiencia con el Papa nacional y popular, ratificó que piensa que no ha sido recibida por su vinculación con el actual Presidente, Mauricio Macri, quien siempre ha colaborado con su fundación.

[embedyt] http://www.youtube.com/watch?v=KDE4Z9Ss61s[/embedyt]

“Tiene que ver con la política, desgraciadamente. Esa parte sí me dolió un poco. No iba a ir a hablarle mal de la Presidenta de ese momento. Nosotros estamos acostumbrados a que nos digan ‘no’. Aunque en realidad, habiendo ido con una periodista tan reconocida e incluso con Pallarols, que aparte le llevó el cáliz, en la actualidad no cuento con ganas de que me reciba”, adjuntó Barrientos, quien fue nombrada ciudadana ilustre de la Ciudad de Buenos Aires.

En un instante de la nota, el panelista Luis Novaresio empezó a recibir mensajes de Villela y comenzó a leerlos al aire. “Estábamos situados en el sagrario. Al lado de Margarita se encontraba la señora de Carlotto y un poco más alejado el diputado Cabandié. De una forma espantosa nos sacaron del sitio así como no nos ofrecieron ninguna justificación. Nos faltaron el respeto”, ha sido lo que señaló la periodista.

Ha sido una experiencia muy triste. Nos sentimos excesivamente maltratados. El señor Pallarols quería explicaciones. Dejé una carta que le había escrito al Papa. Nunca me la contestó. Ni siquiera tengo conocimiento de si recibió el cáliz de Pallarols”, finalizó.

No resulta el menor secreto que la dirigente social guarda un contacto estrecho con el Presidente de la Nación. Macri acude a su comedor social todas las fiestas de navidad, visitas que son una costumbre familiar.

Sin embargo, en nada se justifica la actitud descortés del Papa peronista, que prefiere recibir a políticos corruptos y violentos, en lugar de recibir a todo el mundo y sin discriminar, como debería hacer por ser Papa.

Es posible que tenga una ideología diferente a Mauricio Macri, y prueba de ello son sus críticas al capitalismo cuando visitó Estados Unidos y su encuentro con Fidel Castro, con una amplia sonrisa, cuando llegó a Cuba. Lo que aún no se sabe es si el Papa es peronista o kirchnerista.

Dejá tu comentario

Dejá tu comentario