El Papa peronista cumple 3 años al frente del Vaticano

Luego de votar por quinta vez en el segundo día del cónclave que había sido organizado debido a la sorpresiva renuncia de Benedicto XVI, la enorme cantidad de fieles que aguardaban la decisión en la explanada San Pedro vieron a las 19.06 la fumata blanca que indicaba la selección de un nuevo Papa, que ha sido entronizado seis días después.

“Se ve que mis hermanos cardenales hicieron su selección en el fin del mundo, pero aquí estamos”, han sido las primeras palabras del jesuita que, a los 76 años, eligió llamarse “Francisco”, dejando en claro su identificación con San Francisco de Asís. Al mismo tiempo, decidió habitar la residencia de Santa Marta, desechando el Palacio Vaticano que fueron ocupados por los otros Papas.

Desde el comienzo de su gestión, el Papa peronista le dio su propia impronta a la Iglesia de los católicos, dando un populismo nunca antes visto en el Vaticano y dando preferencia y los más pobres y criticando el capitalismo. Todo esto sumado a su visita y reunión con Fidel Castro en Cuba, un signo de apoyo a la dictadura cubana.

Papa peronista

A través de sus primeros actos, Francisco comenzó a imprimirle a su pontificado un potente valor ecuménico con apertura a otras Iglesias cristianas no católicas, de apuesta a dialogar con otras religiones y de sentencia a las guerras, los conflictos financieros, la corrupción, trata de personas, tráfico de armas así como empleo esclavo.

Empezando por su primer traslado como Papa en julio de 2013 a la isla italiana de Lampedusa, el Papa peronista otorgó también una destacada centralidad a la problemática de los migrantes que por fundamentos económicos, políticos e incluso religiosos acceden a Europa para tener una mejor calidad de vida.

Francisco jugó un rol destacado en la política internacional que posibilitó que fuera nominado todos los años al Premio Nobel de la Paz. El vocero papal Federico Lombardi expuso con justeza esta semana que Francisco “es cada vez más global: está presente en un horizonte global y lleva con justicia las cuestiones de la humanidad así como del clero de hoy”.

En esa dirección, su triunfo más notorio fue el acercamiento que se produjo entre Estados Unidos y Cuba, coronado con una visita a ambos países en 2015, lo que provocó el restablecimiento de las relaciones diplomáticas y una futura visita del presidente norteamericano a la isla a fines de marzo.

Mientras tanto, siguen aún vigentes y sin resolverse todos los casos de pedofilia que lleva a cuestas la Iglesia que lidera el Papa peronista, cuestión que todavía no se ha resuelto, a pesar de todos los discursos que ha pronunciado, pero que muchas veces son simples palabras que no se llevan a la realidad.

Dejá tu comentario

Dejá tu comentario