Represión y excrementos en la revolución bolivariana de Maduro

Venezuela está viviendo uno de sus peores momentos como país bajo el mando de la dictadura de Nicolás Maduro. Administrado por un tipo de gobierno autoritario y populista desde febrero de 1999 con Hugo Chávez, Venezuela atraviesa diferentes crisis desde hace varios años, agudizándose cada vez más.

En el día de ayer, entre las tantas manifestaciones que se realizan día a día en contra del régimen, cientos de personas tuvieron una idea original y escatológica para contrarrestrar la represión de la Policía Nacional Bolivariana (PNB).

Con intención de llegar hasta los diferentes edificios públicos que componen el gobierno, los manifestantes se vieron bloqueados por la policía, que con gases lacrimógenos dispersaron a los manifestantes opositores.

Sin embargo, a diferencia de otras veces, la masa del pueblo respondió con bombas caseras llenas de excremento, que fueron arrojadas contra los policías, muchos de los cuales sufrieron vómitos por el asco que les produjo.

Represión y excrementos en la revolución bolivariana

Represión y excrementos en la revolución bolivariana

Represión y excrementos en la revolución bolivariana

Uno de estos hechos tuvo lugar en Chacaíto, donde los manifestantes no pudieron llegar hasta los funcionarios para expresar sus descontentos.

Tanto la Guardia Nacional Bolivariana como la Policía Nacional Bolivariana fueron víctimas de estas bombas, que impactaron en sus cascos, botas y pantalones.

El objetivo de los manifestantes era llegar hasta el ministerio de Educación, en Caracas, para entregar un documento en rechazo a la Asamblea Constituyente dispuesta por Nicolás Maduro.

Las tanquetas también fueron alcanzadas por estas bombas con excrementos, que dejaron el exterior de las cabinas chorreando el rechazo y desagrado que siente el pueblo ante este gobierno tirano.

Pese a las constantes marchas del pueblo, Nicolás Maduro se niega a oír las quejas de los ciudadanos. Solo se lo ve interesado en perpetuarse en el poder sin posibilidad de ir a elecciones y con un país sumergido en la pobreza, desabastecimiento e inflación récord.

Ya son varios los países y organizaciones de derechos humanos que le pidieron la convocatoria a elecciones y la liberación de los presos políticos, pero el dictador Maduro está empecinado en hacer su revolución bolivariana contra el imperio yanki.

Dejá tu comentario