Las propuestas del Partido Obrero para que Argentina sea como Cuba

En los últimos meses hemos podido ver cómo a través de marchas, piquetes y cánticos injuriosos y adolescentes los sectores de izquierda salieron de las alcantarillas. Un caso emblemático es el Partido Obrero, un partido de izquierda que se caracteriza por su intransigencia política, su beligerancia verbal y sus ideas adolescentes y obsoletas: el oponerse a todo porque sí, con fundamentos pueriles y propuestas que pertenecen a la Edad Media.

Este sector de la política con simpatía por dictaduras como la de Cuba y la de Venezuela representa a una parte minúscula de la población, ya que si bien llevan 500 o 700 personas a una protesta en la calle, no suelen sacar más de un 5% cuando se trata de lo más importante: las elecciones.

Pero si deseamos dejarlo más en claro, podemos afirmar que fueron los simpatizantes de la izquierda quienes fueron los responsables de las crisis institucionales que sufrió Argentina en el siglo XX.

Esto se suma a la frágil memoria que tienen los habitantes argentinos, olvidando el caos y los desastres que han provocado las agrupaciones de izquierda. Es por eso que cuando uno los ve en la televisión con sus discursos rebeldes, más de uno se puede sentir atraído. Pero son ideas de la Edad Media, con las que Argentina volvería a las épocas de los atentados pseudosindicales ocurridos desde principios de 1900.

Casi con seguridad, son pocas las personas que puedan recordar las bombas con la firma de la anarquía, o el crimen del Comisario Falcón, Jefe de la Policía Federal en aquel entonces, que provocó una respuesta contundente de la policía y del gobierno.

¿Qué representa en 2017 el Partido Obrero (PO)? No es más que un grupito de inconscientes resentidos que se plantan delante de una empresa para repudiar a los gerentes y decir que el capitalismo es malo y que la dictadura de Cuba es mucho mejor. Que la derecha es una porquería y que lo mejor que le puede pasar a la humanidad es que no haya empresarios y que los okupas tomen todas las fábricas y creen cooperativas.

En muchos casos, si Che Guevara estuviera vivo, les daría una pala para que sembraran las tierras del amplio suelo argentino. Pero lamentablemente es algo que no sucede, por eso tenemos que ver a cientos de jóvenes (y no tan jóvenes) con remeras rojas tratando de hacer la revolución en la ciudad, mientras se toman selfies con sus smartphones del capitalismo salvaje.

Entre las ideas ridículas y que no tienen ningún tipo de lógica ni de sensatez, podemos ver las siguientes, que formaron parte de la plataforma del PO en las elecciones de 2013 en la provincia de Salta.

Las propuestas del Partido Obrero

Mientras el mundo sigue girando y el sol sigue saliendo y ocultándose todos los días, el Partido Obrero continúa con sus ideas pacatas, ridículas y haciendo una revolución imaginaria y adolescente.

Dejá tu comentario