El Papa nacional y popular recibirá a Hebe de Bonafini

El Papa Francisco sigue recibiendo a personajes del kirchnerismo. La virulenta Hebe de Bonafini va a viajar a encontrarse con el Papa peronista a finales de este mes en caso de que obtenga el permiso de sus médicos.

A través de los últimos años, Hebe de Bonafini obtuvo gran cantidad de propuestas para ir a ver al Papa Francisco al Vaticano. En todo momento no las tuvo en cuenta y las ignoró, acusándolo de no haber luchado contra la dictadura militar. Aunque, en esta oportunidad, resolvió aprobarla. “Cree que es el momento indicado para asistir”, confirmó una fuente de las Madres de Plaza de Mayo.

La antidemocrática militante por los Derechos Humanos ahora aspira a que los médicos le otorguen permiso con el fin de hacer este viaje. A los 87 años, un vuelo transcontinental es terrible para el organismo. En caso de que obtenga la autorización de sus doctores, la titular de Madres de Plaza de Mayo tiene establecido partir hacia Roma a fines de este mes.

Allegados a Bonafini aclararon que aún no está concretado si su encuentro con el Papa va a ser una audiencia privada o un saludo informal en la audiencia pública que Francisco lleva a cabo todos los miércoles. Eso se definirá cuando los médicos decidan si puede realizar el traslado.

Así, existe un contraste de juicio que ha mostrado el Papa peronista con respecto a personajes corruptos del kirchnerismo, a los que suele dar un recibimiento con cariño y una amplia sonrisa, diferente a los dirigentes del PRO, a quienes recibe con cara de pocos amigos. Según opina el Papa nacional y popular, el de Macri resulta un gobierno para gente de dinero. Opinión papal que no hace más que profundizar la grieta entre clases sociales, lejos de la misión de pacificación que su cargo exige.

Papa peronista

No hace mucho, la revolucionaria Bonafini repetía a diario insultos para el entonces cardenal Jorge Bergoglio. En el año 2007 lo vinculó a la dictadura así como lo tildó de ser “fascista”. Un año más tarde, montó un baño con un balde detrás del altar de la Catedral Metropolitana y cuando Bergoglio se transformó en Papa abundaron las críticas.

La posible visita de Bonafini a la Santa Sede se comenzó a negociar el año pasado. Hebe, una de las responsables de la estafa llamada Sueños Compartidos, confesó en público que el Obispo de Roma la había invitado en diversas oportunidades a un encuentro privado.

El Papa peronista se comporta ante el mundo de manera tolerante y abundante, pero cuando se trata de temas que hacen referencia a Argentina, su posición es siempre más con un sesgo peronista, nacional y popular. Y prueba de ello son los recibimientos a personajes nefastos del kirchnerismo, con sospechas de corrupción, patoterismo y autoritarismo. Excluyendo siempre a los dirigentes del actual gobierno macrista. Un Papa que se siente cómodo con los kirchneristas.

Dejá tu comentario

Dejá tu comentario