Ernestina Herrera de Noble y la causa de sus hijos

El caso Ernestina Herrera de Noble requiere una sentencia de la Corte Suprema de Justicia con el fin de dar cierre definitivo luego de 14 años. Los abogados de la directora de Clarín presentaron dos recursos de queja ante el máximo tribunal de Justicia exigiendo que Herrera de Noble sea considerada inocente por la supuesta apropiación de sus hijos Felipe y Marcela. El primero ha sido hace casi un año. El tribunal concedió analizar el caso así como cada seis meses la Corte envía un oficio a la jueza Sandra Arroyo Salgado con el fin de que exhiba un documento con el estado de la causa.

Pero a pesar de admitir los informes, la Corte todavía no le ordena a la jueza qué debe hacer: continuar o no investigando a Herrera de Noble. La orden se encuentra en manos del juez Carlos Fayt.

Ante lo cual, los abogados Eduardo Padilla Fox y Gabriel Cavallo impulsaron un pedido con el objeto de sobreseerla. Los letrados aseguran que los resultados genéticos comprobaron su inocencia. La presentación se basó en que la imputada tiene derecho a conseguir una resolución definitiva en un plazo prudente. No obstante, ambos recursos extraordinarios han sido rechazados por la Cámara Federal de Casación Penal y la única alternativa para finalizar la causa se redujo a presentar una queja ante la Corte Suprema. Según los abogados de Herrera de Noble, esta indefinición injustificada encierra intereses políticos.

Ernestina Herrera de Noble

El ex juez Cavallo manifestó que “Salgado no resuelve el sobreseimiento de Noble porque es una definición política que no desea admitir. Si la declarara inocente estaría contradiciendo a la Presidenta”. La defensa de Noble cree que Salgado “contó con un compromiso político” para conducir la causa y “puede ser el mismo acuerdo el que le imposibilita cerrarla”.

En este valor, Cavallo no resulta optimista en relación a una sentencia de la Corte Suprema. “Estamos esperando que resuelva, pero no creo que la Justicia pague el precio político de Salgado”, declaró.

La Corte se encuentra en una encrucijada. De pronunciarse a favor del pedido de la defensa, el tribunal que preside Ricardo Lorenzetti sería capaz de pagar un elevado precio político de cara al gobierno kirchnerista, a sólo meses de que termine su gestión. Por otro lado, instar a Salgado a expedirse acerca del asunto podría ser tomado como prejuzgar.

Dejá tu comentario

Dejá tu comentario