Las palabras agresivas de Gustavo Vera contra Elisa Carrió

Finalmente sucedió lo que muchos ya sospechaban: los dos amigotes del Papa Francisco se unieron en una alianza política para participar en las elecciones legislativas de octubre. Estamos hablando de Gustavo Vera y Guillermo Moreno, ambos dirigentes cercanos al Vaticano y con una dialéctica agresiva y patotera bendecida por el Papa.

Ya en campaña y recorriendo todos los canales de televisión, Vera y Moreno fueron invitados al programa de Chiche Gelblung en el canal Crónica para conversar sobre las propuestas de la alianza que lideran.

Tal vez por simple contagio de mala educación o porque algunas personas terminan pareciéndose a aquellas con las que se juntan, Gustavo Vera, el amigo del Papa, tuvo palabras agraviantes, agresivas y rozando la violencia de género para Elisa Carrió.

Opinando acerca de la función de Lilita dentro de Cambiemos, Vera expresó:

Elisa Carrió es un lavarropas que puso el Gobierno para esconderse.

Vera también se refirió a las disidencias que tuvo con Carrió acerca de la mafia de la SIDE y de Stiuso, afirmando que Lilita tiene estrechos vínculos con la secretaría de inteligencia y que por ese motivo desaprobó la denuncia que hizo junto a Pino Solanas.

Vera, siempre con una lengua suelta como la de Moreno, también opinó sobre la denuncia que había hecho Carrió contra el ministro de Seguridad de la Provincia de Buenos Aires, Cristian Ritondo, sugiriendo que eso había sido un escándalo y una contradicción.

Pero también tuvo tiempo para elogiar a su compañero de fórmula, al mencionar que es uno de los pocos ex funcionarios kirchneristas que no tiene ninguna causa por enriquecimiento ilícito y que le puso los puntos a los formadores de precios.

Por último, para explicar por qué se unieron, teniendo en cuenta las diferencias que tenían en el pasado, Vera dijo que tienen el mismo punto de vista que el Papa: la preocupación por el cuidado del medio ambiente y la lucha contra el capitalismo salvaje.

Sería bueno saber qué opina el Papa Francisco sobre la afirmación de su amigo, tratando a una mujer como un lavarropas. Seguramente estará muy preocupado por estas palabras, como lo está con el caso de Milagro Sala.

Dejá tu comentario