Estalló la interna de los kirchneristas buenos contra los kirchneristas malos

Como suele suceder, el peronismo no tiene respiro. No existe día en que no surja una nueva causa de corrupción, un ex funcionario tras las rejas, un exabrupto durante una entrevista o peleas entre ellos mismos.

En el día de ayer, se llevó a cabo una reunión entre varios referentes peronistas-kirchneristas. Pero como era de suponer, algo extraño, anormal y con rasgos conventilleros tenía que suceder.

El primero en hablar fue el intendente de Escobar, Ariel Sujarchuk, quien manifestó que hay ciertas situaciones que generan un límite, en relación al faltazo que pegaron varios intendentes peronistas al acto de ayer en la sede porteña del Frente Nacional Peronista (FNP), en San Telmo. Y resaltó que hay algunas personas que sería mejor que no estuvieran en el peronismo, ya que no representan una renovación, como Gabriel Mariotto, Amado Boudou y Luis D’Elía.

Cuando vimos que se sumaban personajes nefastos que no sumaban a la renovación del peronismo, ese fue nuestro límite.

Fueron varios los que decidieron no asistir a la reunión, entre los que se incluyen intendentes del grupo Fénix y los del grupo Esmeralda, que al ver que iban a participar Boudou, D’Elía y Mariotto, decidieron no concurrir.

Pero la respuesta de uno de los involucrados aún estaba por llegar. Fue el propio D’Elía, dirigente de MILES, el que salió a responder y a atacar la ausencia de los diversos intendentes peronistas-kirchneristas, entre los que se incluyen Gustavo Menéndez, Insaurralde y Fernando Gray.

D’Elía apuntó directo al centro:

Todos estos intendentes odian y detestan a Cristina.

Desean desarmar toda la agenda planteada por el kirchnerismo. No me sorprenden estos ataques“, afirmó y cerró bien duro:

No me interesa participar en la lista de Insaurralde, ya que ese tipo odia a Cristina.

Para cerrar sus cuestionamientos, D’Elía puso la cara por Scioli: “Cuando trataban el tema Nisman, los periodistas no se querían meter en su vida privada, y ahora porque es Scioli, lo hacen“, añadió el polémico dirigente ultrakirchnerista.

Totalmente ofuscado, Martín Insaurralde fue uno de los primeros en bajarse de la reunión. Al final de la reunión, los intendente dijeron que no quieren involucrarse ni con Boudou ni con D’Elía, pero que sí bancan a Cristina.

La interna del peronismo-kirchnerismo está que arde, y todo se puede resumir a lo que dijo una vez el radical Ernesto Sánz: “El peronismo es una bolsa de gatos“.

Dejá tu comentario