La reunión secreta entre el ex kirchnerista Sergio Massa y Máximo K

Transcurría el mes de abril cuando la tranquilidad de una tarde soleada, en un campo de la provincia de Buenos Aires, bastante próximo a Mercedes, se encontró intervenida por la hélice de un helicóptero que aterrizaba en el prolijo césped. Los ocupantes del helicóptero eran el jefe del Frente Renovador, Sergio Massa, así como el empresario de medios Daniel Vila. Como anfitriones, se encontraban el diputado Eduardo “Wado” De Pedro, propietario del campo, y Máximo Kirchner.

Era la primera oportunidad en que Massa y el hijo de Cristina se reunían a solas luego del cambio de Gobierno. No se veían desde hacía gran cantidad de años. Aproximadamente desde que jugaban al fútbol en la quinta de Olivos, cuando el jefe de la banda aún estaba vivo.

Sergio Massa

Los massistas, por supuesto, negaron tal encuentro. Tal vez por miedo a que toda la gente que los votó en las elecciones presidenciales sienta una decepción o rechazo. Por eso fue una reunión secreta y bien alejada de los ojos del periodismo.

El empresario Vila, quien durante el régimen kirchnerista no pudo llegar a la presidencia de la AFA y criticó en varias oportunidades la corrupción K, también negó el encuentro con Massa y el hijo de Cristina Kirchner.

Acuerdo de Mercedes. Los temas principales de esta reunión K estuvieron orientados a la agenda parlamentaria del segundo semestre. Massa les explicó a sus compañeros kirchneristas qué postura adoptaría su bloque con respecto a distintos proyectos. La gran coincidencia entre Massa y los kirchneristas fue la oposición de ambos al tarifazo de Macri. Diferenciarse cada vez más del Presidente en cuestiones sociales ha sido la otra promesa que el ex kirchnerista Massa les hizo a Wado y a Máximo.

Después de esta primera reunión, los diálogos siguieron por Blackberry Messenger así como por medio de intermediarios. En aquella tarde soleada de campo, hubo una definición de Massa que dejó tranquilos a Máximo y a Wado: “Yo soy el mejor alumno de Néstor”, afirman que señaló Massa, quien fue Jefe de Gabinete kirchnerista. Máximo no pudo evitar una sonrisa de satisfacción.

El acercamiento entre estos dos personajes intranquiliza a ambos sectores. No todos los kirchneristas desean aliarse con Massa, a quien consideran un traidor y responsable de que Cristina no pudiera ser reelegida como presidenta de todos y todas.

Sergio Massa

Épocas kirchneristas, nacionales y populares.

Por su parte, los personajes del Frente Renovador (una mezcla turbia de peronistas y kirchneristas) tampoco verían con buenos ojos una alianza con Máximo, ya que iría en contra de la alianza que crearon con Margarita Stolbizer.

Habría que ver qué es lo que opina Margarita, la principal denunciante de la familia Kirchner, al ver cómo el líder del Frente Renovador crea acuerdos con una de las familias más corruptas de la historia argentina.

Los kirchneristas consideran que mostrarse abiertos al diálogo con una rama del peronismo-kirchnerismo, como lo es Massa, los dejaría con vida y con posibilidades de volver al gobierno.

A pesar de que en lo formal, el Frente Para La Victoria continúa siendo parte del peronismo, en lo práctico el espectro justicialista se encuentra dividido en 3 partes: el Frente Renovador, el Frente Para La Victoria y el PJ.

Sin embargo, no es la única grieta dentro del peronismo-kirchnerismo: esta fractura también llegó al núcleo duro y sectario que apoya ciegamente a Cristina. La división consta de cuatro partes: Andrés “Cuervo” Larroque, “Wado” De Pedro, Luis D’Elía (con Boudou) y el Movimiento Evita.

Todos miran ambiciosamente hacia 2017, aunque el mayor botín que anhelan son las presidenciales de 2019.

Sergio Massa

El ex intendente de Tigre sigue buscando sin descanso aliados en todos lados. Mantuvo reuniones con diferentes sectores del peronismo y el kirchnerismo: con el jefe de la bancada peronista en el Senado, Miguel Ángel Pichetto; con el senador Juan Manuel Abal Medina; con “Pepe” Scioli, con el presidente del PJ José Luis Gioja; con intendentes de la provincia de Buenos Aires y con el diputado K Axel Kicillof.

Macri apodó a Massa como “Ventajita”. Y no es para menos: se nota a kilómetros de distancia las ansias y el afán del ex kirchnerista por ocupar la presidencia de la Nación, aunque eso signifique hacer acuerdos con sus ex compañeros del kirchnerismo. ¡Todo vale para “Ventajita”!

Dejá tu comentario

Dejá tu comentario