El Papa peronista y su frialdad para con Mauricio Macri

Después de meses de cotilleos sobre malentendidos en la relación, finalmente el Papa Francisco recibió esta mañana al Jefe de Estado Mauricio Macri, en la primera asamblea luego de las elecciones presidenciales del año pasado que coronó como presidente a Mauricio Macri. Conforme se notificó oficialmente, la agenda de discusión fue abierta y el encuentro tuvo sitio en la Biblioteca del Palacio Apostólico, que tiene vista al patio de San Dámaso.

Macri llegó a las 9:30 (a las 5:30 hora de Argentina) acompañado por su esposa y Primera Dama, Juliana Awada. El recibimiento estuvo a cargo del arzobispo George Ganswein, Prefecto de la Casa Pontificia, tras lo que se trasladó a la Sala Clementina, en donde fue recibido con honores por la Guardia Suiza, así como hace con todos los Jefes de Estado. Minutos más tarde hizo su ingreso la comitiva oficial que acompaña a Mauricio Macri en su visita al Vaticano.

“Buenos días, señor Presidente, ¿cómo anda?”, así ha sido el saludo del Papa Francisco frente a la llegada del Presidente Macri a la Sala del Tronetto. “¿Cómo anda, Francisco? Un placer”, fue la respuesta del Presidente, a quien acompañaban su familia, gobernadores y ministros.

visita al vaticano

Adusto y serio en todo instante, el Papa peronista saludó con un apretón de manos a prácticamente todos los presentes. Rosana Bertone, gobernadora de Tierra del Fuego, fue la única que se animó a saludar al Papa Francisco dándole un beso en la mejilla.

Se reunieron a solas y por muy corto tiempo, de manera protocolar y durante 22 minutos. La distancia y frialdad del encuentro contrasta con el tiempo y el trato que le dedicó el Papa peronista a otros ĺíderes de la zona como Horacio Cartes, de Paraguay, o bien Raúl Castro, de Cuba, con quienes sostuvo encuentros que duraron entre 40 minutos y una hora.

En los corredores del Vaticano se pudo oír ciertos comentarios sobre lo breve de la audiencia y varios recordaron la visita de la Reina de Inglaterra, que duró diecisiete minutos por el hecho de que Isabel II llegó trece minutos tarde.

Mauricio Macri aprovechó la ocasión para invitar al Papa Francisco a la Argentina, sin embargo el Papa peronista le respondió que a lo largo de este año no va a poder cumplir con el convite por tener la agenda completa. “Va a ser cuanto antes”, le aseguró el Papa.

Como siempre sucede en la alta diplomacia, Mauricio Macri hizo entrega de unos obsequios al Papa peronista. Le obsequió un poncho de vicuña, múltiples CD de tango y chamamé y la Cruz de Matará, un símbolo jesuítico de la ciudad de Santiago del Estero y Chaco. Por su parte, el Papa le dio el nuevo medallón del Vaticano, decorado con un olivo que representa la exhortación apostólica “Evangelii Gaudium”, la unidad y la encíclica “Laudato si”.

“El olivo representa la unión y eso es lo que todos deseamos. Me agrada obsequiar este medallón a los jefes de Estado. Tiene 2 ramos con algo en medio que lo aparta, mas que acaba más tarde por unirlos”, manifestó el Papa peronista.

Luego del corto encuentro, el presidente volvió a reunirse con el secretario de Estado del Vaticano, Pietro Parolin. Entonces, dio una conferencia de prensa en la embajada argentina frente a la Santa Sede, donde describió la asamblea con el Papa como muy interesante entre “dos antiguos conocidos de la ciudad que ahora vuelven a verse en una situación diferente”.

“Le comenté mi gran preocupación por unir a los argentinos, dejar atrás los rencores y trabajar en agenda común de futuro para solucionar los inconvenientes del país, singularmente la pobreza y el narcotráfico”, apuntó el Presidente. Y agregó: “Le afirmé que espero proseguir trabajando al lado de la Iglesia argentina en este tema, ir girando a un país de pobreza cero, y es por eso que ha sido fundamental coincidir en la relevancia de estar juntos y unidos”.

El Presidente llegó al aeropuerto de Fiumicino el viernes por la mañana en un vuelo de Alitalia, y se dirigió de forma directa al Hotel de Russie, donde se hospedará hasta el día de hoy por la tarde. La localización del hotel es privilegiada en tanto que se halla cerca de la conocida Piazza di Popolo y a unas veinte cuadras del Vaticano.

visita al vaticano

Al lado del presidente se hallaban la Primera Dama Juliana Awada, el jefe de Gabinete Marcos Peña, la canciller Susana Malcorra, el secretario de Temas Estratégicos Fulvio Pompeo, el vocero presidencial Iván Pavlovsky y el secretario de Culto Santiago de Estrada. Por si fuera poco, los acompañaron los gobernantes de Mendoza Alfredo Cornejo, de Tierra del Fuego Rosana Bertone y de Salta Juan Manuel Urtubey.

El día de ayer, Macri ya se había reunido con el cardenal Parolin y con el rector de la Universidad de Bologna, la más vieja de Europa, Franceso Ubertini.

Después de la asamblea con el Papa peronista, Mauricio Macri va a tener un nuevo encuentro con el premier italiano, Matteo Renzi, en el Palazzo Chigi. A la noche, de nuevo en un avión de Alitalia, emprenderá su regreso a la Argentina.

Dejá tu comentario

Dejá tu comentario