El precio de decir la verdad: el periodismo mercenario contra Baby Etchecopar

En los últimos días hemos visto varios episodios en los que el protagonista fue Baby Etchecopar. Polémico, sincero y provocador, Baby demuestra desde su programa de radio que no le pesa para nada trabajar en una radio kirchnerista ni que le tiembla la voz para expresar su desagrado hacia todo lo proveniente del peronismo-kirchnerismo.

Pero así como tiene muchos seguidores y gente que piensa igual a él, también tiene sus detractores y quienes lo odian. Tanto porque muchas veces fueron víctimas de los dichos de Baby o simplemente porque no tienen su misma ideología, lo cierto es que cada vez se la tienen más jurada.

Es que en los últimos meses, los monólogos de Baby son cada vez más fuertes, crudos y sin ningún tipo de maquillaje. Lamentablemente, hay gente que no llega a comprender algo tan claro como sus monólogos, por lo que no es casualidad que el país haya sido gobernado por el peronismo tantos años y que los chicos no tengan comprensión de textos. Ignorancia en su máxima pureza.

Mientras la semana pasada fue Luis Ventura quien lo cuestionó y lo cruzó al aire en el programa Infama, hoy fue Jorge Rial, el chimentero que estuvo con la boca cerrada 12 años, sin hablar una sola palabra sobre política, y que ahora, gracias a que Macri está en el poder, puede volver a hablar sin miedo.

Ventura y Rial fueron varias veces criticados por Baby en la radio. Tanto porque hacen programas vulgares, como por meterse en camas ajenas, ambos chimenteros se quedaron con una espina en el ojo ante los dichos del polémico periodista de Radio 10.

Y ahora parece que al verlo con la guardia baja, Ventura y Rial, actuando como aves de rapiña como suelen hacer, decidieron que era el momento de cobrarle las facturas a Baby. Primero en Infama, después en el diario digital de Jorge Rial, y hoy desde Intrusos.

En su programa de hoy, después de haber hablado de siliconas y romances de pacotilla, Jorge Rial se despidió de su audiencia refiriéndose a Baby Etchecopar con duras palabras.

Con esto queda claro que hay un sector del pseudoperiodismo con intenciones de no perdonarle nada a Baby Etchecopar. Y es mucha casualidad que los mayores ataques vengan del canal América, cuya gerente de programación, Liliana Parodi, fue criticada varias veces por Baby. Así, entre política, farándula y griterío de panelistas, se hicieron un lugar desde hace unos días para pegarle a Baby.

Dejá tu comentario