Alicia Kirchner espanta a los inversores por la crisis económica

Como si no tuviera problemas la provincia que sigue votando al kirchnerismo después de tantos años de corrupción y mentiras, ahora se le sumó un nuevo palo en la rueda: Sinopec, una petrolera que trabaja en Santa Cruz, está a punto de irse de la tierra de Alicia Kirchner.

Todo comenzó cuando los altos directivos de la empresa china con sede en Pekín observó la gran cantidad de piquetes que hay todos los días en Santa Cruz y el caos reinante en una provincia que es administrada por el kirchnerismo hace más de 25 años.

Ante este panorama, la petrolera china esatría analizando seriamente desinvertir en la provincia gobernada por Alicia Kirchner. Pero para evitar esto, desde el día de hoy ya hubo reuniones de autoridades de Santa Cruz con los directivos chinos, en un intento por lograr que los empresarios no se vayan de Santa Cruz, ya que sería una gran pérdida y se sumaría al desastre económico vivido por sus habitantes.

Sinopec no es una empresa cualquiera. Es, después de YPF, la petrolera más importante de la provincia, por lo que será bastante complicado que la cuñada de Cristina Kirchner pueda convencer a los directivos, ya que seguramente encontrarán mejores posibilidades de hacer negocios en otras regiones con menos problemas y con menos trabas hacia la compañía.

La gota que rebalsó el vaso fue cuando hace unas semanas, Chengyu Fu, presidente de Sinopec Group, tuvo una experiencia ingrata en la provincia kirchnerista. Es que Fu terminó en medio de un piquete, atrapado en su oficina, cuando se llevó a cabo una protesta de trabajadores. Este hecho resultó inconcebible para el empresario chino.

La peor parte es que en enero de este año la petrolera china había afirmado que este año invertiría 300 millones de dólares en la provincia de Santa Cruz. Algo que ahora está en duda. Pero mientras tanto, Cristina Kirchner, como todos los que la acompañan, quieren dar lecciones sobre cómo llevar la economía del país.

Dejá tu comentario