Conocido preso quiere matar a “La Jefa” nacional y popular

Unos 7 años atrás, cuando los peritos le preguntaron a lo largo de un examen psicológico que le gustaría hacer si lo dejaran libre, Robledo Puch respondió: “Pienso ser el sucesor de Perón”. Mas ahora, ante exactamente la misma pregunta, respondió de otra manera: “Si quedo libre, mataré a Cristina Kirchner”. Robledo Puch, quien llevó a cabo entre 1971 y 1972 once asesinatos por la espalda o bien mientras las víctimas dormían, sabe que ningún juez lo quiere liberar.

“Está desquiciado, toda vez que le hacen test psicológicos responde con ese género de dichos. A la ex presidenta la detesta, le ha mandado cartas extremadamente duras. Puch no saldrá más, y encima se boicotea”, afirmó una fuente judicial.

Este año, cuando le hizo una visita la Relatora de la Procuración con el fin de hacer un diagnóstico sobre él, le preguntó qué es lo primero que haría en libertad, a lo que Puch respondió: “Matar a la Presidenta”. Evidentemente, el informe fue negativo.

El asesino tiene un año más que Cristina. Nació el 19 de enero de 1952. La ex presidente, el 19 de febrero de 1953.

Lleva preso 44 años. No hace mucho solicitó que le diesen la inyección mortal. El llamado “ángel negro” solicita su libertad desde hace diez años. Mas hace un mes no hizo la solicitud frente a un juez de San Isidro. Quiso ir un poco más allá: le mandó una carta a la gobernadora María Eugenia Vidal a fin de que le tramite un indulto frente al presidente Mauricio Macri.

“Robledo suele escribir muy seguido al Papa peronista y a diferentes personas de la política. En una temporada solía escribirle a Jorge Lanata. Pero esta vez decidió escribirle a Vidal a fin de que interceda ante Macri. No sabemos si a ella le dieron la carta, mas tenemos una copia por el hecho de que nos la mandó”, afirmó una fuente judicial de San Isidro. “No vamos a darle la libertad por el hecho de que sigue siendo peligroso para la sociedad”, afirmó un camarista.

Robledo vive sin compañía en una pequeña celda del pabellón 10. Escucha una vieja radio y tiene un T.V. blanco y negro. Suele mirar películas de acción y canales de noticias. “Habría que prohibir a Tinelli pues degrada la ética y las buenas costumbres”, afirmó sobre el conductor del programa más visto del país. Si bien una vez se enfureció cuando hicieron un chiste con él, le agrada mirar a Capusotto. Cuando cayó detenido, muchas mujeres le escribían cartas, ya que deseaban conocerlo o bien tener una visita íntima.

Pero ahora Robledo tiene otras cosas en mente, como por ejemplo, matar a la ex presidente nacional y popular, la que les regaló a los argentinos la “década ganada”. A Robledo poco le importa eso. Él quiere hacer justicia por mano propia.

Dejá tu comentario

Dejá tu comentario