El acto con el que Cristina Kirchner cerrar√° su campa√Īa, el pr√≥ximo lunes en el estadio de Racing Club, provoc√≥ ayer indignaci√≥n y sorpresa en Casa Rosada.

Desde el Gobierno de Mauricio Macri dieron a conocer que Víctor Blanco, presidente de Racing, se lo cedería de manera gratuita a la ex Presidente que acumula causas de corrupción.

Sin embargo, en Racing dejaron en claro que el estadio será alquilado por el municipio de Avellaneda, que dirige el ultrakirchnerista Jorge Ferraresi, quien ya tuvo problemas hace unos meses cuando se conoció que su hija estaba acomodada en el municipio cobrando un alto sueldo.

Un directivo del club afirmó que este ha sido un pedido de Ferraresi, ya que la intendencia trabaja con Racing en diferentes proyectos sociales. Aunque desmintió todo tipo de nexo político con el kirchnerismo, sí aseguraron que tienen buenas relaciones con Horacio Rodríguez Larreta, que es fanático de Racing.

Desde Racing afirman que la relación con la intendencia tiene que ver con temas de Avellaneda, como lo fue la apertura de la calle Diego Milito, que sirve para que haya mayor desconcentración de los estadios de Independiente y Racing.

No obstante, los voceros de la entidad de Avellaneda aseguraron que ser√° la Municipalidad de Avellaneda la que afrontar√° todos los gastos del cierre de campa√Īa de Cristina Kirchner, que se estiman ascender√°n a m√°s de 500.000 pesos, los que sear√°n cancelados con el dinero en impuestos que pagan los vecinos de Avellaneda.

Conociendo estos detalles, no se sabe por qu√© motivo el municipio usar√° dinero de los contribuyentes para gastar en la campa√Īa de Cristina Kirchner, convirti√©ndose en un gasto innecesario para una localidad como Avellaneda que no est√° en condiciones ni puede darse el lujo de gastar ese dinero.

Desde el macrismo ya están pensando en hacer la denuncia correspondiente, ya que al tratarse de un acto político, se estaría violando el artículo 3 del estatuto, que establece que están prohibidos todos los eventos religiosos y políticos.

Esto demuestra que el kirchnerismo sigue haciendo política de la vieja, la sucia y berreta. Sigue financiándose con los aportes del pueblo, usando diferentes cajas.

Si bien ya tiene menos cajas de donde sacar dinero para financiarse, a√ļn conservan algunos puntos, como Avellaneda, en donde los vecinos siguen votando al kirchnerismo sin darse cuenta del enga√Īo al que son expuestos.

Dej√° tu comentario