Una despedida histórica: Macri y Obama en el Llao Llao

Con una relajada reunión, Mauricio Macri se acercó al hotel donde se hospedó Barack Obama para despedirlo. Trasladándose en helicóptero procedente de Villa La Angostura, el líder argentino apareció en el suntuoso establecimiento ubicado en las afueras de Bariloche acompañado por Juliana Awada y Antonia con el fin de saludar a su par estadounidense antes de su retorno a Estados Unidos.

Luego del saludo, la comitiva visitante emprendió el traslado que, luego un servicio técnico del avión estadounidense en Ezeiza, los llevará hacia Estados Unidos, llegando mañana a la mañana.

Por último, la reunión se desarrolló de manera amena y cordial. “El Presidente quedó conmovido por la cantidad de elogios que recibió él y su gobierno”, contó desde Buenos Aires un funcionario. No jugaron al golf ni hubo tiempo de esparcimiento juntos, como se había especulado. Tampoco una cena conjunta.

Sin embargo, el presidente de Estados Unidos se dio el gusto de cenar con su familia. En el hotel Llao Llao ya tenían todo preparado desde muy temprano, pero el líder estadounidense eligió hacer excursiones con sus hijas, su esposa e incluso su suegra. De noche, tuvieron la oportunidad de elegir entre los exquisitos platos del hotel Llao Llao: salmón rosado a la parrilla, trucha de lago, pejerrey a la parrilla y corvina negra a las brasas.

De igual manera podían decantarse por lechón a la cruz o cordero relleno a la parrilla, menta fresca, almendras y queso ahumado. Si no se quedaban satisfechos, había también atún colorado y truchas rellenas a la parrilla, puerros y hongos de la región.

Las dos comitivas estuvieron manteniendo negociaciones durante toda la tarde para acordar hacer algunas fotos en el hotel. No obstante, del lado estadounidense no deseaban exponer a Obama.

Sin embargo, acordaron tomar imágenes en video así como fotografía que se reprodujeron más tarde. El centenar de moradores y turistas que se encontraban en las cercanías del hotel fueron abandonando la zona en el transcurso de la tarde. A la noche, sólo quedaban gendarmes y periodistas.

Para eludir cualquier inconveniente durante el regreso de Obama hacia el aeropuerto, cerca de doscientos policías y gendarmes protegieron a un conjunto de personas que aguardaban el paso de la familia presidencial estadounidense.

A pesar de hospedarse en el lujoso hotel, la familia no tuvo tiempo para descansar, ya que apenas llegaron a Bariloche, fueron a recorrer diferentes zonas de la ciudad rionegrina. ¡Una visita histórica! Y que marca una gran diferencia con el gobierno anterior, el nacional y popular.

Dejá tu comentario

Dejá tu comentario