El regreso apresurado de Martín Lousteau al país: ambición y traición

Martín Lousteau, ex embajador argentino en Estados Unidos, tiene desde hace unos años una idea fija: ser Jefe de Gobierno de La Ciudad de Buenos Aires. El creador de ECO tuvo una gran elección en 2015, perdiendo por pocos puntos con Horacio Rodríguez Larreta, lo que le dejó una cuenta pendiente.

Luego de eso vendría el ofrecimiento de Macri para que ocupara la embajada argentina en Estados Unidos. Hacia allí viajó con su familia. Sin embargo, la idea de ser Jefe de Gobierno nunca desapareció de su cabeza.

El gobierno de Mauricio Macri quedó bastante ofendido por la sorpresiva renuncia de Lousteau, específicamente por dos motivos: porque Lousteau ansía presentarse a las elecciones de octubre y porque en menos de un mes Macri visitará a Donald Trump. Dos motivos más que suficientes para que todo el gobierno se sienta disconforme con Lousteau.

Tampoco le perdonan que justo tuvo la idea de la renuncia en una semana que estuvo cargada de problemas y conflictos para el gobierno. “Vemos que Martín estaba bastante ansioso. Desconocemos por qué tanto apuro“, señaló una alta fuente del Gobierno.

Lousteau ya ha vuelto a Washington para juntarse con su familia y hacer todos los preparativos para el regreso, además de despedirse de manera formal de Estados Unidos. Aquí lo aguarda una guerra difícil y extensa, como él ha definido.

De esta manera, Martín Lousteau demuestra su ambición por ser Jefe de Gobierno, algo que le fue denegado en 2015 y que ahora intentará revertir en 2019. Pero hay una etiqueta que no se podrá borrar en el corto plazo: la de traidor.

Si bien cada político es libre de guiar su carrera como más le convenga, lo cierto es que Mauricio Macri había depositado su confianza en el ex ministro del kirchnerismo, ofreciéndole una embajada clave.

Pero la ambición y la sed de revancha torcieron la balanza a favor de la renuncia.

Dejá tu comentario