La patria sindicalista está atravesando uno de sus peores momentos. No porque los trabajadores sean estafados desde hace décadas por sus líderes, sino porque estos mismos líderes están siendo investigados y encarcelados por la justicia, algo que nunca había sucedido.

Un baldío y seis quintas y en Parque Leloir son actualmente los indicios más sustanciales que va a aportar el Gobierno en la Justicia con el fin de demostrar un desvío de fondos que incluye millones de dólares que iba desde el sindicato de Hugo Moyano, líder del Sindicato de los Camioneros, hacia un conjunto de empresas administradas por sus hijastros y su esposa.

Esta forma de distracción impositiva, que se detalló hace poco en un documento de la Unidad de Información Financiera (UIF), podría ser la llave maestra que mantiene los negocios de los Moyano desde 2011 hasta la actualidad, de acuerdo a lo que arroja el borrador del organismo que depende del Ministerio de Finanzas.

La gente del macrismo, a√ļn sin la decisi√≥n tomada de ir con todo contra Moyano, solo se dedic√≥ a hacer p√ļblicas todas estas irregularidades financieras del sindicalista peronista, logrando que se vea a√ļn m√°s tenebroso su panorama frente a la justicia.

Pero el oficialismo ya aguarda expectante, ya que despu√©s de la feria judicial, Graciela Oca√Īa se presentar√≠a en el despacho del juez Bonad√≠o para exponer documentaci√≥n sobre las irregularidades de la familia peronista que maneja el sindicato de Camioneros y diversas empresas privadas.

Graciela Oca√Īa afirm√≥ que presentar√° todas las pruebas, y dese√≥ que Moyano ya no cuente con toda la protecci√≥n que siempre ha tenido.

Pero eso no es todo. En el edificio donde vive Moyano, situado en Montes de Oca 401, hay gran cantidad de pisos que est√°n registrados a nombre de varias empresas del sindicalista peronista.

Mientras tanto, Moyano ya siente el nerviosismo, ya que despu√©s de tantos a√Īos de impunidad, donde negociaba con todos los gobiernos, siente que este es su momento m√°s dif√≠cil.

Los trabajadores, por su parte, siguen con el mismo patrimonio que hace a√Īos, mientras los sindicalistas como Moyano, Barrionuevo y Balcedo, les succionaron la sangre, en nombre del pueblo. Y de Per√≥n.

Dej√° tu comentario