La historia de Lauren Wall podría ser el guión de una película dramática. Lo que iba a ser el principio de una feliz vida en pareja se convirtió en una pesadilla.

Los hechos ocurrieron en 2004 cuando Lauren se casó con su novio Paul. Su madre pagó la boda y Wall decidió invitarla a la luna de miel, lgo de lo que más tarde se arrepentiría.

Su marido la abandonó dos semanas después de la boda para empezar una nueva vida junto a su suegra. El amor entre ellos había surgido en la luna de miel, aunque no le dijeron nada a Lauren.

La madre de Lauren, de 38 años, se quedó embarazada. «Ella me dijo que el padre era otra persona, pero yo sabía la verdad. Mi madre pagó la boda de mis sueños y después tuvo un bebé con mi marido», declara la joven para The Mirror.

«Aún no puedo creer que las dos personas que amaba pudieran traicionarme así. Es una de las peores cosas que una madre puede hacerle a una hija. Puede que Paul haya sido un mal novio, pero es que ella es mi madre. Se supone que debe protegerme por encima de todo lo demás. Nunca la voy a perdonar», confiesa Lauren, que asegura que ya no tiene contacto con ella.

Dejá tu comentario