Una pareja estuvo 8 años alojada en el hotel de Cristina

Una nueva noticia surgió sobre los negocios turbios de Cristina Kirchner, lo que ya a esta altura resulta algo habitual, llenando todos los días páginas enteras sobre corrupción y robos al Estado. Ya se podría afirmar que Luis “el gordo” Valor fue un ratero y un santo si se lo compara con la ex Presidente nacional, popular y exitosa.

Dejando a un lado las odiosas comparaciones entre ladrones de distinto nivel, la diputada Margarita Stolbizer presentó una denuncia contra Osvaldo Sanfelice, acusándolo de haber adulterado el sistema informático que utiliza el Hotel Waldorf con el fin de ocultar el método con el que simulaban habitaciones ocupadas.

En esta causa se investiga un presunto lavado de dinero que hizo la familia Kirchner a través de la compra de este hotel, ubicado en la calle Paraguay 450. Según la diputada, el hotel registraba habitaciones ocupadas cuando en realidad no lo estaban, algo parecido a lo que hacía la familia Kirchner en los hoteles que tienen en la Patagonia.

Como prueba de esta denuncia sobre el sistema informático adulterado, Stolbizer expuso el caso del matrimonio neuquino formado por Estela Rezuc y José Zambón, quienes según el hotel Waldorf, estuvieron alojados allí durante 8 años en la habitación 902.

No obstante, el matrimonio neuquino desmintió haber estado viviendo en el hotel desde el 1 de enero de 2006 hasta el 5 de septiembre de 2013. “Jamás nos hemos alojado más de un día“, afirmó Rezuc. La abogada de Stolbizer, Silvina Martínez, llega a la conclusión de que la estrategia de hacer creer que las habitaciones estaban ocupadas mucho tiempo le servía a la familia Kirchner para lavar dinero negro proveniente de la corrupción.

Hotel Waldorf Cristina Kirchner

Stolbizer sigue sosteniendo que dicho hotel pertenece a Cristina Kirchner, y que se incluye en la matriz de corrupción establecida por el kirchnerismo, y que tuvo al matrimonio de Néstor y Cristina como los impulsores de un relato nacional y popular que lo único que hizo fue fabricar más pobres.

Con toda esa suma de dinero robado al país, se podrían haber construido cientos de escuelas y hospitales. Mientras tanto, como la realidad no se puede tapar, seguiremos viendo a una Cristina Kirchner en su plena decadencia, no solo política, sino también psicológica.

Dejá tu comentario