Una niña de cinco años falleció este viernes en el comedor del colegio La Salle, en Son Rapinya, por una reacción alérgica que le provocó supuestamente una intolerancia alimentaria.

El Grupo de Homicidios de la Policía Nacional se ha hecho cargo de la investigación para aclarar las circunstancias del fallecimiento.

Los hechos ocurrieron poco antes de las dos de la tarde en el comedor de La Salle, cuando la pequeña tomó un helado tipo sandwich sin lactosa.

La víctima parece ser que sufría algún tipo de alergia y cuando comió el postre empezó a sentirse mal y los profesores, alarmados, dieron aviso a los servicios de emergencias. Varias ambulancias llegaron al centro docente y la menor entró en parada cardiorespiratoria.

Durante más de una hora, los médicos del 061 intentaron estabilizar sus constantes, pero finalmente solo pudieron certificar el fallecimiento.

Dos psicólogos fueron enviados al colegio para ayudar en unos momentos tan dolorosos y el caso pasó al Grupo de Homicidios de la Policía Nacional, que se desplazó a las instalaciones de Son Rapinya y se entrevistó con los responsables de La Salle. La Conselleria d’Educació también envió a un inspector al centro, para investigar lo ocurrido.

En el colegio se vivieron escenas dramáticas y los padres estaban consternados. «No sabemos muy bien lo que ha ocurrido. Dicen que la niña ha comido un helado en el comedor y que ha empezado a sentirse muy mal. Es una noticia terrible», contó una de las madres de alumnos.

La dirección del centro controló la entrada de coches por la tarde, en el horario habitual de recogida de los niños, porque la policía y los sanitarios todavía estaban en el interior del edificio. En la calle principal del Camí de Son Rapinya, que discurre entre La Salle y Montesión, se registraron importantes retenciones de tráfico porque la policía también limitó el acceso al centro.

En estos momentos, continúa en marcha la investigación policial y judicial. Varios médicos consultados por Ultima Hora mostraron su extrañeza porque la menor no presentaba, durante la crisis, problemas respiratorios o ronchas, que son síntomas típicos de una reacción alérgica. «No hay que descartar otra patología, aunque será la autopsia la que lo aclare todo», apuntaron todos los consultados.

Autopsia

Los investigadores están a la espera del resultado de la autopsia que se practicará este sábado para aclarar las circunstancias de la muerte de N. S. G., de cinco años. La menor cursaba cuarto curso de Infantil en La Salle y tenía diagnosticada una alergia. El colegio, al parecer, tenía conocimiento de esta circunstancia. La policía tomará declaración a los padres, que están destrozados, en cuanto estén en condiciones de hacerlo.

Dejá tu comentario