Hoy tenemos el placer de poder tener con nosotros, en nuestra sección de entrevistas a un empresario murciano, con intereses en todo el levante español y que se ha convertido en todo un ejemplo para el resto de empresarios.

Sebastián Mateos es el presidente del Grupo Bemalú, un grupo de empresas dedicado a la venta y distribución de productos de perfumería y cosmética.

¿Cuándo nació el grupo Bemalú?

Pues la empresa como tal nació hace más de 42 años. En la Carretera de Mazarrón. Eran tiempos difíciles, finales de los años 70, recién acabada la dictadura y con una recién estrenada democracia.

¿Qué es el grupo Bemalú?

Grupo Bemalú es, como su propio nombre indica, un grupo de empresas dedicado a la venta y distribución de productos de perfumería y cosmética. Un grupo de tiendas de cosmética que tenemos repartidas en todo el sudeste español: Almería, Murcia e incluso algunas en La Mancha.

¿Cómo consigue competir con los Druni, Marvimundo y demás competidores?

Pues la verdad que no es fácil, pero nosotros intentamos hacerlo lo mejor posible nosotros sin fijarnos en nadie. Obviamente siempre tenemos un ojo mirando a ver qué hace la competencia, pero no nos obsesiona. Hay mercado para todo el mundo.

Ha aparecido recientemente en distintos medios de comunicación como uno de los empresarios mejor valorado por sus empleados ¿Cómo consigue llegar a esto?

Si te gusta tu trabajo y te gusta lo que haces, entiendes que los trabajadores son parte de tu familia. Y al igual que tu ellos también tienen sus problemas y sus circunstancias, que comprendemos, entendemos y respetamos. Siempre pedimos respeto a los colores, a la empresa, pero sobre todo a las personas. Si el jefe respeta a los empleados, estos le van a respetar mucho más a él. No es cuestión de dinero, es cuestión de estilo empresarial, de lógica y de Humanidad, con mayúsculas.

¿Es usted partidario del crecimiento a cualquier precio?

Pues mire ud, no. Porque a cualquier precio puede ser un precio no conveniente. Hay algo en el espíritu del empresario, del emprendedor, que últimamente se está perdiendo, y sobre todo con la crisis (yo ya he vivido 3 crisis), que se llama un código ético, o código deontológico no escrito. Se basa en que cada uno tiene que hacer lo que realmente le venga bien para su negocio, y para sus trabajadores. Si entiendes que nadie es más importante que nadie, y que todo es prescindible, llegas a la conclusión que eso de “a cualquier precio” no es algo que debamos asumir, sobre todo desde lo que hablábamos antes: humanidad.

¿Cómo lleva esto de las nuevas tecnologías?

Pues la verdad que es algo que ya está de lleno implantado en todas las empresas y en todos los hogares. Nosotros tenemos un equipo que está trabajando en aquello que realmente es necesario para crecer. Somos conscientes que debemos estar presentes en internet, y tener presencia en redes sociales, pero como en el párrafo anterior, no a cualquier precio, sino de forma ordenada y en pos de nuestros clientes.

Agradecemos a Sebastián Mateos el trato recibido a esta casa, y la atención para concedernos esta entrevista.

Dejá tu comentario