Los empleados siempre se han sentidos insatisfechos por tener que dirigirse a una oficina y no tener la condiciones como lo harían en su hogar, por esto nació el teletrabajo.
Aunque es una tendencia que ha tenido alguno que otro tropiezo, cada vez toma más presencia en el mercado laboral.
En su inicio se afirmó que muchos empleadores creían que su fuerza laboral se distraería demasiado fácilmente en casa, donde sus gerentes no podían vigilar sus informes directos.
El teletrabajo era muy raro hace una década. Trabajar desde casa generalmente solo estaba disponible como un arreglo especial para acomodar a las familias en casos específicos.
Sin embargo, la tecnología de teleconferencia y teletrabajo ha avanzado hasta el punto en que algunas empresas prosperan con equipos completamente remotos.
De hecho, no es raro que las empresas permitan a sus empleados trabajar desde casa una o dos veces por semana por cuestiones paralelas a su estado de salud.

Un mundo cada vez más independiente
El tener la oportunidad de trabajar desde casa es muy fructífero para la fuerza laboral que podría reducir gastos y otros problemas del día a día.
Además, es una buena medida para prevenir la propagación de enfermedades, ayudando a las empresas a evitar la pérdida de productividad y protegiendo la salud pública.
Para determinar la efectividad de la tecnología de comunicación y el trabajo remoto, es ideal examinar el historial del trabajador y la seriedad en la entrega de trabajos.
¿Es efectivo el teletrabajo para ambas partes?
Hace una década, la mayoría de los empresarios se habrían opuesto a la idea de que los empleados trabajen regularmente desde su casa.
Para determinar si el teletrabajo puede ser efectivo, es necesario que la empresa evalúe el compromiso de su fuerza laboral.
De este valor se han hecho un sinfín de estudios como el que realizó Airtasker encuestó aproximadamente a 1.004 empleados a tiempo completo, siendo los 505 remotos.
Los empleados remotos trabajan 1.4 días más que los empleados en la oficina (adicionales) por cada mes, lo que equivale a casi 17 días laborales adicionales al año.
También son los empleados remotos quienes toman descansos más largos en promedio que los empleados de oficina.
¿Cómo ha evolucionado el teletrabajo?
Con el pasar del tiempo y el perfeccionamiento de la tendencia se han creado nuevas medidas estratégicas para que los usuarios no se distraigan de sus labores de oficina.
Además, hay herramientas que buscan la visualización de los trabajadores en tiempo real o establecer mecanismos de información todo el tiempo.
Esta tecnología ha avanzado tan rápido que muchas compañías incluso han eliminado las oficinas tradicionales y, en cambio, dirigen sus negocios fuera de la oficina.
El trabajo remoto también presenta oportunidades únicas ante la crisis, como un desastre natural o una epidemia.
Claros ejemplos como el COVID-19, comúnmente conocido como el coronavirus, el cual es una enfermedad respiratoria altamente contagiosa que se propaga por el mundo.
¿Cómo está el estado actual del trabajo remoto?
Debido a estos avances en la tecnología de la comunicación y el acceso a internet, el teletrabajo se ha convertido en una práctica aceptada en muchas oficinas al nivel mundial.
Este tipo de trabajo no se realiza completamente desde casa: los trabajadores remotos recurren a cafeterías o espacios de coworking, y algunos incluso viajan por el mundo.
Las nuevas generaciones son cada vez más móviles, colaborativa [y] dinámicas. Además, comprende múltiples generaciones, todas con diferentes preferencias de comunicación.
Sin embargo, muchas empresas se han resistido a esta tendencia laboral por varias razones vinculadas la falta de productividad, errores operativos o caídas en los servicios de comunicación.
Una de las miras al futuro es que las empresas busquen invertir en internet para la calidad en el trabajo de su capital humano.
Según una encuesta realizada por Buffer, esta indicó que más del 75% de las empresas no pagan los gastos de internet u otros soportes necesarios.
Mientras que el 71% dijo que sus empleadores no pagan por los espacios de trabajo compartido para sus empleados.
Estas estadísticas son marginalmente mejores que el año anterior, en el que el 78% de las empresas no cubrían los costos de Internet y el 76% no pagaban los espacios de coworking.

Dejá tu comentario