Agentes de la Guardia Civil detuvieron el pasado sábado a un interno fugado del centro de Es Pinaret acusado de pepetrar una oleada de robos con fuerza y violencia en la Isla.

El chico, que tiene 18 años, es un viejo conocido de la policía. Nada más fugarse del centro, se dedicó a robar en casas habitadas en Calvià, Sa Ràpita y Cala d’Or. En todos estos lugares, una vez que desvalijaba la vivienda, robaba el coche y se daba a la fuga.

El pasado sábado, el chico se saltó un control de la Guardia Civil de Tráfico en el Coll d’en Rabassa a bordo de un Audi Cabrio de color blanco. El joven conductor -que no tiene carnet-, durante la persecución que mantuvo con la Benemérita por las calles de Can Pastilla, circulaba a toda velocidad poniendo en peligro la vida de todas aquellas personas que se cruzaban en su camino. Finalmente, se procedió a su localización y detención.

La Guardia Civil de Llucmajor y de Pont d’Inca, le imputan cuatro robos con fuerzas en casas habitadas, tres imputaciones más por conducir sin carnet y una más por conducción temeraria.

Dejá tu comentario