DENUNCIA PÚBLICA AL BAR ‘CASA DUEÑAS” EN SANLÚCAR DE BARRAMEDA POR EXPLOTAR LABORALMENTE A UNA TRABAJADORA

DENUNCIA PÚBLICA AL BAR 'CASA DUEÑAS" EN SANLÚCAR DE BARRAMEDA POR EXPLOTAR LABORALMENTE A UNA TRABAJADORA

 

Cobró, trabajando en las mismas condiciones, la mitad de salario que un compañero varón.

Y. C., de 48 años, conoció a la dueña de la cafetería, Emilia Pérez Pérez, en las reuniones de catequesis de su hijo. Emilia coordina los pagos para el vídeo, coro y flores de la ceremonia prevista para el 4 de mayo. Al poner en su conocimiento que se encontraba sin ingresos y no podía hacer frente a estos gastos, Emilia se ofreció a emplearla por horas durante la Semana Santa, asegurándole después que continuaría el resto del verano cobrando 450 € por media jornada ó 900€ por jornada completa a pesar de que no podía asegurarla en la S. S. más allá de 8 horas semanales.

La cafetería de Sanlúcar denunciada por fraude laboral

“Yo confié en ella. Parecía buena persona, e interesada en ayudarme. Trabajé 48 horas con el ritmo propio de la Semana Santa. Hasta los clientes decían que tenían que pagarme por kilometraje. Uno de los días trabajamos once horas y media seguidas sin parar, y no tuvieron ni el detalle de darnos una coca-cola”

Lo soportaba con la esperanza de que aquellas horas de más tan duramente trabajadas servirían para poder festejar la comunión de su hijo. Según lo pactado, por 48 horas debía haber percibido 240€, pero el día de cobro le dieron 120€.

“Me hizo firmar dos nóminas, una de 114,54€ y otra de 76,36€, que tampoco llegaban juntas a los 240€ que me debía, pero sumaban 190€ y no 120. Si no firmo, no me hubiera dado tampoco ese dinero”.

El otro compañero contratado para la Semana Santa sí cobró sus horas a 5€, exactamente el doble que Y. C. “Yo recogía los veladores exactamente igual que mis compañeros, que era lo peor: desmontar y recoger la terraza. Ellos sí se portaban bien conmigo, sobre todo el otro chico contratado para Semana Santa, que le daba pena de ver lo duro que trabajaba por mis hijos”.

Todo lo contrario que la dueña, conocedora de la situación y de la injusticia que estaba cometiendo, le dio el dinero que tenía ya preparado en un sobre sin alterarse lo más mínimo.

“Al preguntarle si creía que alguien iba a trabajar por 2,5€ la hora en una Semana Santa se encogió de hombros. ‘Es lo que hay'”

“Mi hijo vino conmigo a cobrar, y al verme llorar me dijo: mamá, no te preocupes. Yo sé que ésto lo has hecho por mí.”

Y. C. ha iniciado el procedimiento para denunciar los hechos ante la comisión por fraude laboral, y encargado su representación legal a la conocida letrada Virginia Ginel Calderón; pero mientras se resuelve su caso, la realidad es que habrá un niño que no podrá celebrar su comunión, y quien tendrá en su conciencia -presuntamente–haberse quedado con el pan, trabajado por su madre, de dos niños.

Sirva este artículo de advertencia para otras personas que se encuentren en la necesidad de aceptar contratos leoninos o verbales. Quien busque trabajo en Sanlúcar de Barrameda, tenga presente los hechos que se están investigando en Casa Dueñas; porque es sabido que en el gremio de la hostelería se dan casos de abuso laboral, pero como éste… Esperemos que sean pocos.

Dejá tu comentario

error: Content is protected !!