Las investigaciones sobre la intoxicación mortal en Palma , ocurrida este lunes, confirma que la causa fue una mala combustión de la caldera.

La Policía Nacional ya sospechó que una caldera puede ser el origen de la fuga de gas que propició la intoxicación. Un hombre de 74 años falleció y su pareja permanece hospitalizada en estado crítico por una fuga de monóxido de carbono registrada en una vivienda de Son Armadans. Este martes, según fuentes cercanas a la investigación, se ha confirmado que la mala combustión de la caldera provocó el accidente mortal.

En torno a las 2.50 horas de la madrugada de este lunes, la central policial del 091 recibió una llamada de una mujer desde la capital de España que, muy preocupada, alertaba a los agentes de que su hermana -residente en Palma- no contestaba a sus llamadas.

Tras realizar varias comprobaciones, los policías decidieron acudir a la vivienda, ubicada en el número 7A de la calle Son Armandans, donde residía la pareja. A su llegada, los funcionarios policiales tocaron a la puerta sin recibir respuesta alguna. Los vecinos también confirmaron que llevaban días sin tener noticias del matrimonio.

Acto seguido, una patrulla consiguió localizar a uno de los hijos de la pareja. Nada más acceder al inmueble, uno de los detectores de monóxido de carbono de los equipos de emergencia puso en alerta a los policías. Con suma rapidez se procedió a la ventilación de la casa. Una vez dentro, descubrieron el cuerpo sin vida de un hombre tendido en la cama, identificado como Antonio Torrens, de 74 años.

Por su parte, la pareja sentimental se encontraba tirada en el suelo agonizando. Una ambulancia del SAMU-061 trasladó de urgencia a la víctima donde permanece ingresada en estado crítico.

Dejá tu comentario