En ocasiones, ciertos hombres se sienten acomplejados por el tamaño de su pene y piensan que fracasan en sus relaciones sexuales. Si se tiene pareja, lo primero que hay que hacer es hablar con sinceridad con ella. Si a pesar de ello, su imagen personal está distorsionada por el tamaño de su pene, podemos darle la solución. ¿Se puede conseguir un alargamiento de pene sin tener que operarse? La respuesta es sí: con ejercicios.

Gracias a ejercicios se puede lograr un pene más grueso y largo. Aunque el aumento de tamaño que se logrará no será demasiado llamativo, seguro que unos centímetros serán suficientes para tener mejor estima o satisfacer así a la pareja.

¿Cuál es el tamaño considerado como normal?

Podemos decir que no existe un tamaño exacto para considerarlo como tal. A pesar de ello, se han hecho diferentes estudios a nivel mundial. El tamaño del pene flácido va desde los 5 hasta los 13 cm y en erección varía entre 12 y 18 cm.

Los expertos solamente consideran un tratamiento quirúrgico cuando el tamaño en erección es pequeño. A pesar de ello, siempre es recomendable antes de someterse a una operación, hacer ejercicios para alargar el pene.

Jelqing, ejercicio para hacer en casa

El jelqing es una opción natural para conseguir alargar el pene, no tiene contraindicaciones, pero hay que tener paciencia. Los ejercicios deben ser constantes y formar parte de una rutina.

Uno de los ejercicios es el estiramiento normal, donde hay que sostener el pene 1 cm por debajo del glande. Después estirar ligeramente hacia adelante con cierta fuerza, pero sin llegar a provocar dolor. Cuando tengamos esta posición, dejaremos durante 20 o 30 segundos y después relajaremos. Posteriormente repetiremos la técnica, pero sujetando el pene hacia abajo, arriba, derecha e izquierda. De esta formase irán estirando poco a poco los tejidos que forman parte del pene.

Otra propuesta son los estiramientos rotatorios. Para ello, hay que sujetar el pene 1 cm por debajo del glande usando el índice y el pulgar. Posteriormente hay que estirar hacia adelante hasta sentir cierta presión. Giraremos el pene en una dirección durante unos 15 segundos y después en otra dirección. Tal y como si estuviésemos haciendo círculos. Repetiremos estos pasos 5 a 10 veces, girando 3 veces a cada lado.

También se puede hacer un ejercicio de estiramiento invertido. En este caso, hay que colocar el dedo pulgar de las dos manos 1 cm por debajo del glande. Los otros dedos debajo del pene, para apoyar el miembro. Luego tiraremos ligeramente la piel hacia atrás con los dedos pulgares, pero sin mover los que están debajo. Debe hacerse hasta notar que la piel se está estirando, pero sin provocar ninguna clase de dolor. Se mantendrá esta posición durante 20 segundos y relajaremos. Después, hay que repetir estos pasos entre 5 y 7 veces más. Se descansará entre 5 y 10 segundos entre repetición y repetición.

Ejercicios de Kegel y Jelqing para complementar

Posiblemente a muchas mujeres les suenen los ejercicios de Kegel. Son muy recomendados para fortalecer el suelo pélvico durante el embarazo. En este caso, el objetivo es enviar más sangre hacia el pene. El músculo pubococcígeo se encuentra entre el ano y los testículos. Es el músculo que, cuando estamos orinando, contraemos para pausar la micción.

Combinando los ejercicios de Kegel con los del Jelqing se conseguirán mejores resultados. De esta forma, se enviará mayor cantidad de sangre al pene durante los ejercicios de estiramiento que se estén realizando. Uno de los ejercicios es el de realizar contracciones con el músculo pubococcígeo, comenzando suavemente. En lugar de soltar la contracción, hay que ir aumentando la intensidad poco a poco. Finalmente, cuando se vea que no se puede aumentar la intensidad de la contracción, se aguantarán 30 segundos. Tras ello, relajar unos segundos y vuelta a hacerlo durante unas cuantas veces. La intensidad debe ser trabajada y para empezar hay que contraer el músculo durante 5 segundos. La siguiente contracción debe ser más larga que la anterior. El objetivo es conseguir la contracción más fuerte que se pueda y aguantarla unos 5 minutos. Después, relajación y repetir varias veces el ejercicio.

Los ejercicios de contracción y relajación son muy útiles y puede empezarse por ellos. Se deben hacer 120 contracciones repartidas en 5 series de 24 contracciones. Los descansos serán de 5 segundos entre ellas. Otro ejercicio muy efectivo es el de las respiraciones y contracciones, similar al anterior. En este caso, comenzaremos contrayendo el músculo lentamente hasta notar que no se puede contraer más. Mantendremos la respiración durante unos 20 segundos mientras el músculo está tenso. Se debe intentar llegar a alcanzar los 40 segundos.

Precauciones a tener en cuenta

Es muy importante hacer los ejercicios correctamente y no deben ser dolorosos. Si se nota dolor hay que detenerse. Puede que o se esté haciendo mal o se hayan hecho más repeticiones de la cuenta.

Cuando aparece el dolor, el estiramiento estará siendo excesivo. El ligamento suspensorio no puede ser estirado demasiado porque después las erecciones podrían ser dolorosas. Se debe descansar uno entre dos días, el pene debe descansar para poder crecer. Hay que ser pacientes y constantes con ellos. Los resultados podrán verse en unas pocas semanas. Nunca olvidemos que la mejor autoayuda que podemos practicar es tener una actitud muy positiva y muy buen humor para todo lo que nos acontece y así hacer un buen ejercicio que la psicología nos aconseja y prevenir problemas de salud mental.

Dejá tu comentario