¡El peronista que viaja con una rubia en el avión directo a Madrid!

El peronismo puede llenar páginas y libros militantes hablando de los trabajadores, de la inclusión social y de los pobres. Pero a la hora de los hechos, todo peronista es bien capitalista y alejado de la lucha contra el capital, en oposición a lo que reza la marchita.

Ejemplo de esto hay millones, en todos los casos con corrupción de por medio, ya que con un sueldo de funcionario público nadie podría tener el patrimonio de la familia Rodríguez Saa, ni de Menem, ni de los sindicalistas, ni de una lista infinita llena de peronistas y sindicalistas.

Quien siempre se ha pronunciado a favor de los trabajadores desde su posición sindical y por venir de un padre jefe de la CGT es Facundo Moyano, aquel mismo que hacía la V peronista al lado de Cristina Kirchner y que hoy está en el espacio de Sergio Massa.

El joven Moyano, olvidándose un rato de su lucha a favor de los trabajadores, se tomó unos días para viajar a España para encontrarse con su nueva pareja, Nicole Neumann, y así compartir juntos unos días de intimidad en el bello país europeo.

Antes de embarcar, el nuevo sex symbol peronista/sindicalista tuvo que enfrentar inevitablemente a la prensa, que le preguntó sobre el motivo de su viaje.

Facundo Moyano explicó que el viaje se lo pagó la Mutual de los Trabajadores de Peajes y afines, y que en España se reunirá con el embajador Ramón Puerta.

Además, el sex symbol que lucha por los intereses de los trabajadores aclaró que el hotel donde se hospedará no es lujoso, tratando de esta manera de poner paños fríos a lo que puedan llegar a pensar los muchachos anticapitalistas de su sindicato.

Resta saber qué pensarán los muchachos bien masculinos y anticapitalistas del sindicato de peajes cuando vean que un referente de los trabajadores y el peronismo está encandilado con las luces de la fama, el capitalismo y una rubia con apellido de origen alemán.

Alejado de La Matanza, los pobres, los trabajadores y el peronismo que combate al capital, Moyano parece seguir los pasos de José Ottavis. Habrá que ver si también se calza un conchero.

Dejá tu comentario