El portero de un bar de copas de Palma que fue condenado a cinco años de cárcel por dar una paliza a un cliente en la Nochebuena de 2016 tiene otro juicio pendiente. La Fiscalía pide cinco años de prisión para el hombre por degollar a su compañero de piso, en los aparcamientos subterráneos de la Plaça Major, a finales de 2015. La víctima ya ha sido indemnizada, según el escrito del ministerio público.

Los hechos se produjeron en torno a las 23.55 horas del 2 de diciembre. El acusado, de 31 años, se encontraba junto a su compañero de piso en el parking y tuvieron una discusión. El agresor rompió una botella de cristal, cogió un trozo y le hizo un corte en el cuello.

Corte

El vigilante de seguridad de los aparcamientos alertó a la Policía Nacional después de ver a la víctima con un corte en el cuello que sangraba de forma abundante. Los agentes taponaron la herida hasta la llegada de una ambulancia del Samu-061.

El perjudicado, en su declaración ante la policía, explicó que estaban realizando un vídeo promocional de una pócima que disminuye los grados de alcohol consumido con anterioridad. Los dos compañeros de piso, para comprobar la efectividad del producto, se dirigieron al parking de la Plaça Major, que cuenta con una máquina de etilometría. La víctima admitió que bebió cerca de dos litros de cerveza y que, al cabo de 15 minutos, iba a someterse a la prueba.

Discusión

Los dos amigos se percataron de que no llevaban monedas y se inició una discusión. Fue entonces cuando el acusado rompió la botella y atacó al otro con un trozo de cristal. La víctima fue trasladada en ambulancia hasta Son Llàtzer, donde fue intervenido. Los agentes de la Policía Nacional, tras realizar numerosas diligencias, lograron localizar al agresor en un domicilio de Llucmajor.

Dejá tu comentario