Los periodistas nunca hemos de ser noticia, pero hay veces que debemos una explicación a nuestros lectores. Hoy,
La Vanguardia
tendrá su vigésimo director en sus 139 años de historia, lo que no deja de ser una noticia. Màrius Carol me entrega el testigo después de una exitosa gestión en unos momentos complejos en la historia de nuestro país, tanto a nivel político como económico. Tomo el relevo con el liderazgo consolidado de nuestro periódico en Catalunya y enfocado de forma clara para extenderlo a toda España.

El momento actual tampoco es fácil. Los periodistas hemos perdido el monopolio de la información ya que hoy todo el mundo recibe y transmite toda clase de mensajes sin necesidad de recurrir a los periodistas que ejercíamos de intermediarios. Esto, en lugar de mejorar la calidad de la información, la ha empeorado, especialmente con la aparición de las
fake news
. La desorientación y confusión que invaden a la audiencia llevan a que las marcas de prestigio tradicionales como La Vanguardia recuperen todo su sentido. Y es que, como decía el exdirector de
Le Monde André Fontaine
, “el periodismo sólo puede ser de dos clases: el bueno y el malo”.

Nosotros aspiramos simplemente a eso: a intentar hacer buen periodismo de forma honesta y rigurosa. No creemos que tengamos una verdad absoluta para imponer a los lectores. Al contrario, tenemos una línea editorial clara y consecuente, pero damos cobijo a opiniones que no siempre coinciden. Porque somos plurales, como es nuestra sociedad y como son nuestros lectores. En unos tiempos en los que se nos quiere poner en un lado u otro de trincheras ideo­lógicas o identitarias, La Vanguardia aspira a ser el diario de todos. Un punto de encuentro.

Queremos hacer aún más grande nuestra comunidad gracias a cuidar el periodismo de calidad y acercarlo a las inquietudes de nuestros lectores. Que se sientan formando parte de una gran familia. Los tiempos en los que el periodista hablaba desde un púlpito se han acabado. Nuestro trabajo no es adoctrinar, sino esforzarnos en informarles sobre todo aquello que les pueda interesar y darles las claves que lo explican. Les invito a que hagamos juntos ­este apasionante viaje.

Dejá tu comentario