Si hubiera conocido las dimensiones de la pandemia, China no habría actuado como lo ha hecho, Francia no hubiera mantenido la primera vuelta de las elecciones locales… “todos habríamos actuado de otro modo”. El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha asegurado este miércoles, que a pesar de las experiencias previas con el sida, el ébola, las vacas locas, o la gripe A, no ha sido suficiente para frenar el impacto mundial del coronavirus. “Cada una tiene sus singularidades”, ha señalado ante un pleno del Congreso de los Diputados al que solo asistía un 5% de sus señorías.

De la experiencia de esas pandemias, explicó el presidente, “hemos aprendido que la experiencia puede aprovecharse solo parcialmente y que las normas comunes son “la subordinación al mandato de los científicos, la coordinación de todas las administraciones públicas y la unidad de acción del país”.







data-youtube-vid>

“La pandemia del Covid 19 ha desbordado las previsiones de todos, empezando por la Organización Mundial de la Salud” y aseguró que de conocer el alcance del Covid-19, todos los países habrían actuado de otro modo, empezando por el gobierno chino, o el gobierno francés, que no habría mantenido la primera vuelta de las elecciones locales para tener que cancelar la segunda.


Cambio de paradigma

“Hay que invertir la tendencia: necesitamos más Estado del bienestar”





Sánchez aludió al llamado “sesgo retrospectivo” –que consiste en creer a posteriori, cuando toda la información y los resultados están disponibles, que uno ya conocía las soluciones correctas a priori– para explicar que lo fundamental es aprender de la experiencia.

En tal sentido, ha subrayado que la principal evidencia a día de hoy es que la posibilidad de librar con bien el combate contra una pandemia descansa en el sistema público de salud, y añadió: “No existe un sistema sanitario fuerte sin un sistema fiscal justo”.

Sánchez recordó que, aunque esta crisis esté sometiendo a un tremendo estrés al sistema público de salud, ”las carencias existen todos los días”, no proceden de esta crisis. Y lo expresó en una sentencia: “Uno de los escasos efectos positivos de esta pandemia es que nos conciencia a todos de que tenemos que invertir la tendencia: más estado del bienestar es más conciencia”.





En tal sentido, Sánchez ha anunciado que, superada la crisis, impulsará una comisión específica en el Congreso para que elabore un libro blanco de la sanidad que evalúe el estado del sistema público de salud, sus carencias y necesidades.

Sánchez ha anunciado, por eso, que el Gobierno presentará unos Presupuestos Generales del Estado “de reconstrucción social y económica” una vez se haya superado la crisis provocada por la epidemia a la vez que ha mostrado su esperanza de que tengan el respaldo mayoritario de la Cámara. El objetivo de estas cuentas, es según ha reiterado, que “nadie se quede atrás”.


Presupuestos de reconstrucción

El objetivo de las nuevas cuentas es que “nadie se quede atrás”, anunció el presidente





Debido precisamente al estado de alarma en vigor desde el sábado y por razones de seguridad (evitar contagios), los periodistas no han accedido al Congreso a cubrir in situ la que posiblemente sea la comparecencia más importante de las últimas décadas. No hay precedentes históricos de un decreto de Estado de Alarma como el que está actualmente en vigor para hacer frente al aumento de contagios por Covid-19, cuyo número ha superado ya los 11.000.

Tampoco hay precedentes de un decreto como el que este martes aprobó el Consejo de Ministros, pues supondrá la movilización de 200.000 millones de euros, el 20 por ciento del PIB, para salvaguardar una actividad económica que se ha frenado “en seco”, en palabras de Sánchez, y que probablemente siga detenida varias semanas más.





La excepcionalidad del momento y la emergencia sanitaria ha obligado a la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, y a los grupos parlamentarios a acordar una fórmula que permitiera este miércoles una representación acorde con la de diputados de cada uno, con la asistencia de una treintena de diputados, algo menos de un 10% de los diputados.

El PSOE está representado por Adriana Lastra y cinco parlamentarios más, todos provenientes de Madrid porque los de otras provincias tienen prohibido viajar; el PP está representado por Pablo Casado junto a cuatro diputados, entre ellos Teodoro García Egea y Cayetana Álvarez de Toledo.

Vox reaparece, a pesar de no haber completado íntegramente el plazo de cuarentena, con su portavoz, Iván Espinosa de los Monteros, que recientemente se hizo la prueba y dio negativo, y dos parlamentarios más en la misma coyuntura. Pablo Echenique y Enrique Santiago representan a Unidas Podemos, Gabriel Rufián a ERC y Aitor Esteban al PNV.

Del Grupo Mixto asisten Sergio Sayas, de UPN; Isidro Martínez Oblanca, de Foro; y Tomás Guitarte, de Teruel Existe. No están ni JxCat, ni EH Bildu ni la CUP JxCat ha decidido no asistir por seguridad y porque promueve el confinamiento total, al igual que EH Bildu y la CUP.






Sesión excepcional

JxCat, EH Bildu, la CUP y Ciudadanos no asisten al pleno





Cs tampoco estará presente. El debate (no hay votación) lo presidirá Batet, que estará acompañada en la Mesa por dos vicepresidentes y un secretario. Tras la intervención inicial de Sánchez, sin límite de tiempo, hablan durante 15 minutos los portavoces de los grupos por orden de mayor a menor representación parlamentaria, si bien terminará el PSOE. Habrá réplicas de cinco minutos si Sánchez vuelve a la tribuna.

Después del pleno, el presidente del Gobierno tiene previsto reunirse con el rey, quien a las 21.00 horas, se dirigirá a la ciudadanía por primera vez desde que comenzó la crisis de coronavirus en España.





Dejá tu comentario