Las medidas de contención impuestas para hacer frente a la epidemia de coronavirus evitan la atención al público en los servicios de animales abandonados. Una situación que a criterio de las protectoras comporta “un desequilibrio entre entradas y salidas”, ya que, de seguir con este ritmo se apunta al colapso de los refugios.

La recepción de animales sin la posibilidad de pasarlos a adopción o acogidas temporales, “empieza a ser un grave problema” destacan desde la Fundació Daina que gestiona tres centros de acogida en Mataró, la Ametlla del Vallès y Badalona. Actualmente la entidad, como la Societat Protectora d’Animals de Mataró, gestiona los animales abandonados de 25 Ayuntamientos. En los últimos seis días se han recogido siete perros, todos ellos sin identificar y sin reclamar. La cifra no supera a los acogidos habitualmente, pero “podría suponer un colapso del servicio si se mantiene” y no se da salido a los 30 animales que de media se llevan cada semana las familias adoptivas. Sólo en el 2019 desde Daina se han atendido 2.356 animales (927 perros, 613 gatos, 14 de otras especies y 802 gatos callejeros) de los que han salido en adopción 1.118. Se han realizado 284 acogidas y han devuelto a sus propietarios gracias al microchip 470 animales.






El número de animales que llegan a los centros de acogida se ha reducido a la mitad desde el confinamiento





En cuanto a la Protectora d’Animals de Barcelona, el número de casos atendidos ha descendido, aunque sospechan que se trata de un parón “provisional” como explica Enric Solé, su portavoz. En una día normal, la protectora recibe 10 llamadas de personas que no pueden hacerse cargo de sus mascotas, mientras que la media desde que se impone el confinamiento domiciliario, es de cinco. Una cifra que crecerá especialmente en el colectivo de personas “que tengan algún problema de salud”.

El centro que gestiona la protectora barcelonesa está cerrado a las visitas y no permite la actuación de los voluntarios. El refugio está atendido, los siete días de la semana, por personal propio.

Por otro lado, el Centre d’Acollida d’Animals de Companyia de Barcelona, ubicado en la carretera de la Arrabassada, también está cerrado a visitas y adopciones, pero sigue atendiendo la entrada de animales perdidos. Por el momento, afirman “no se ha registrado un gran incremento de entradas”, Ayer accedieron dos perros y un gato, cifras que entran dentro de la normalidad del centro.

Fuentes del Consistorio barcelonés afirman que la atención a los animales y el funcionamiento de la actividad están garantizados. El servicio se activa a través de Guardia Urbana, que a su vez sigue “todas las medidas de prevención dictadas por la autoridad sanitaria”.





En este caso, el servicio de voluntariado sigue activo para garantizar el paseo de los perros, aunque se realiza en grupos reducidos y homogéneos “siguiendo unas medidas de prevención muy estrictas”. En la actualidad el Caacb acoge a 120 perros y 50 gatos “atendidos por un grupo de cuidadores y veterinarios que garantizan su salud, alimentación, higiene y seguimiento médico”.

En lo que se refiere a la salud de los animales de compañía, la necesidad de estar confinados en casa también afecta al estado físico y mental de las mascotas, especialmente de los perros, según la Fundación Affinity. Pese a estar permitido sacarles a pasear, hay limitaciones que afectan a sus necesidades, como los paseos cortos y sin contacto con otras personas o animales. Por ello sugieren medidas alternativas como jugar a diario con el animal, aprovechar para reforzar su educación y adiestramiento y controlar su dieta con estímulos especiales.





Dejá tu comentario