Un juzgado de Santiago ha decretado este viernes prisión preventiva para seis integrantes del Cuerpo de Carabineros acusados de delitos de tortura y abuso sexual contra un estudiante de medicina de la Universidad Católica que fue detenido durante el toque de queda impuesto por el Gobierno de Sebastián Piñera en la noche del 21 de octubre.

Los agentes son, según el Juzgado de Garantía de Santiago, un «grave peligro para la seguridad de la sociedad», pues el incumplimiento de sus funciones constitucionales «es de la mayor gravedad», tal y como ha recogido el periódico chileno La Tercera.

El joven de 21 años Josué Maureira denunció haber sido víctima de agresiones y torturas por parte de seis agentes de Carabineros tras ser detenido la noche del 21 de octubre. De acuerdo con el tribunal, los testimonios presentados, los exámenes físicos y las imágenes de las agresiones «son suficientes» para llevar a cabo la investigación, cuyo plazo ha sido fijado en 120 días.

De los seis agentes, dos de ellos han sido también acusados de un delito de tortura con abuso sexual agravado, ya que supuestamente habrían utilizado elementos contundentes para llevar acabo esa agresión sexual.

Tras la denuncia del joven estudiante, el Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH) presentó una querella en la que se explicaba como los agentes «mantuvieron esposado» a Maureira mientras era «golpeado sin haber existido provocación alguna» por parte de la víctima.

Del mismo modo, el texto recoge también cómo los funcionarios humillaron e insultaron al muchacho por su condición de homosexual.

Por su parte, la Fiscalía de Chile ha mostrado su conformidad con las investigaciones que se van a llevar a cabo contra los agentes de Carabineros, pues ha existido «una situación de abuso de poder» y por consiguiente una «reprochable conducta» por parte de los funcionarios policiales.

El centro de enseñanza en el que Maureira cursa la carrera de Medicina, la Universidad Católica, ha anunciado también que llevará a cabo medidas legales contra los carabineros pues la «violación de los Derechos Humanos» denunciado contra uno de sus estudiantes «son inaceptables», ha denunciado el rector Ignacio Sánchez.

Además, un mayor de Carabineros acusado de haber disparado por la espalda con una escopeta antidisturbios a un menor de 16 años durante el toque de queda impuesto por Piñera el 19 de octubre ha quedado este viernes en prisión preventiva.

En concreto, la fiscal jefe de la Fiscalía de Alta Complejidad Metropolitana Centro Norte, Ximena Chong, ha condenado al mayor de la Cuarta Comisaría de Carabineros de Santiago, Humberto Tapia, por homicidio frustrado, según ha recogido el diario local La Tercera. Se ha dispuesto un plazo de 150 días para la investigación.

El suceso ocurrió pasadas las 23.30 horas (hora local) del 19 de octubre en un edificio en el que residía el adolescente, de origen colombiano e identificado con las iniciales K.F.M.C. El joven tuvo que ser intervenido quirúrgicamente para extraerle, al menos, una decena de restos de perdigones de la espalda y drenarle un pulmón.

«La escopeta antidisturbios está regulada para efectos de ser utilizada en el exterior y cuando existe un riesgo o una agresión a funcionarios de Carabineros», ha explicado Chong. «No existía ninguno de estos elementos, Carabineros ingresa al lugar, comienzan a perseguir a dos adolescentes y le dispara por la espalda a uno de ellos y termina con un hemotórax que implica que el pulmón se llenó de sangre y que tuvo que ser operado», ha relatado.

El INDH cifra en más de 3.500 las personas heridas en las manifestaciones

El INDH cifró en 3.557 el total de las personas heridas en las movilizaciones que se registran en el país desde el 18 de octubre.

Un total de 359 personas resultaron heridas en los ojos, 336 sufrieron lesión o trauma y 23 el estallido o pérdida del órgano, según los datos, que proceden de diagnósticos médicos «iniciales», precisó el INDH.

Por otro lado, 2.040 personas fueron heridas con disparos. Por disparos de bala, 51 personas; de balín, 185; por perdigones, 1.605; y por proyectiles no identificados, 199 personas. Asimismo, 223 personas resultaron heridas por el uso de gases lacrimógenos.

Además, el balance del INDH especificó el total de «vulneraciones» que denunciaron los manifestantes, que cifraron en 1.496. De estas, 207 son por violencia sexual; 392 por torturas y «otros tratos crueles”; 853 por uso excesivo de la fuerza durante la detención; y 44 corresponden a «otras vulneraciones».

Las protestas en Chile

Las protestas en Chile han cumplido ya más de dos meses, después de que la ciudadanía decidiera salir a las calles ante la cuarta subida del precio del metro. A ellos se sumaron colectivos que a su vez reivindicaban mejoras sociales y laborales, así como a nivel educativo y de salud.

Pese a que han bajado su intensidad frente a los primeros días, donde se produjeron 20 muertos y miles de heridos y detenidos tras los enfrentamientos con los Carabineros, las acciones en la calle persisten, generando cierres temporales de estaciones metro y retrasos en el transporte público.

Tras las infructuosas primeras medidas por reprimir las manifestaciones sirviéndose de las fuerzas de seguridad, el presidente de Chile, Sebastián Piñera, ha intentado ahora contar con el apoyo de las distintas fuerzas políticas del país para reformar la Constitución y dar cabida al mayor número de las reclamaciones de todas las fuerzas sociales y comunitarias.

Dejá tu comentario