El Consejo de Ministros ha aprobado este martes el paquete de medidas urgentes de ayudas al campo que el titular de Agricultura, Luis Planas, anunció este lunes en el Congreso. El texto aborda cuatro puntos básicos que responden a las principales reivindicaciones que han demando agricultores y ganaderos durante las protestas protagonizadas en las últimas semanas. Unas reivindicaciones que Planas ha definido como “legítimas y justas” y que el Gobierno ha querido revertir no sin antes haber celebrado más de 18 reuniones con los distintos implicados.

Entre los puntos clave de la nueva normativa se recoge la necesidad de establecer contratos escritos en los que quede reflejada la cuantía mínima del coste de producción. “Ese precio de venta no podrá ser nunca inferior a los costes de producción que libremente habrán determinado el productor y comprador y que tendrán como referencia la guía de precios que publica el ministerio de Agricultura”, ha especificado Planas.






Real decreto

Ningún intermediario podrá vender por debajo del precio de producción





El real decreto también establece la “prohibición de destrucción de valor en cada elemento de la cadena”. Es decir, ningún intermediario podrá vender por debajo del precio de producción. Con una excepción, el distribuidor que vende directamente al público.

Primero porque vender por debajo del precio de producción puede ser una herramienta necesaria para estimular la venta de productos perecederos cuando están a punto de caducar y evitar el alto desperdicio de comida actual. Y por otro, porque la legislación europea lo impide. En cualquier caso, según ha explicado Planas, esa rebaja de precios al cliente final no se podrá repercutir sobre los productores.

Frutas y verduras en un supermercado de Barcelona
Frutas y verduras en un supermercado de Barcelona
(Àlex Garcia)

También ha actuado el Gobierno prohibiendo las promociones comerciales que devalúan la calidad de los productos alimentarios y ganaderos. “Por ejemplo, se prohibirá que por dos envases de detergente se regale una botella de aceite de oliva”, ha explicado el ministro de Agricultura.

Desde el punto de vista fiscal, se han incorporado medidas que permiten a los agricultores jóvenes fraccionar en cuatro años sus compromisos fiscales en el IRPF, cuando inician su actividad en el campo. En materia laboral, el Consejo de Ministros ha rebajado el número de peonadas necesarias para percibir el subsidio agrario, de 35 a 20 días.





Además, se incentivará la transformación de contratos agrarios eventuales en indefinidos, así como el acceso a la Inspección de Trabajo en los asentamientos de jornaleros para asegurar que cumplan las condiciones de salubridad mínimas y necesarias y evitar los abusos que denunció hace unos meses el relator de la ONU.





Dejá tu comentario