El estado de alarma decretado para hacer frente al coronavirus ha dejado durante toda la semana imágenes más propias de una fría madrugada de invierno que de una jornada laboral en plena hora punta. Excepto algunas aglomeraciones puntuales a primera hora del lunes, los vagones del metro han ido prácticamente vacíos todo el día y no era nada raro ver autobuses con uno o dos pasajeros a bordo.

Los datos recopilados por los diferentes operadores de transporte público lo demuestran. La reducción de la demanda desde el lunes se sitúa alrededor del 90% en comparación con una semana laborable cualquiera. Concretamente, en el metro se estima una caída del pasaje del 88%, en los autobuses de Transports Metropolitans de Barcelona (TMB) del 91%, en Rodalies un 86%, en la línea del Llobregat de Ferrocarrils de la Generalitat (FGC) un 85% y en la del Vallès un 91%.






Los servicios de taxi, prácticamente testimoniales





Esta caída ha llevado a la Autoritat del Transport Metropolità (ATM) a recomendar a los operadores una reducción de la frecuencia de entre el 33% y el 67%, garantizando siempre que no se supera un tercio de la ocupación. Con todo, TMB ha puesto más trenes circulando en las líneas de metro con más usuarios para evitar cualquier atisbo de aglomeración y Rodalies ha prestado el servicio con la frecuencia habitual durante todos estos días. El servicio empezará a rebajarse durante la próxima semana dada la fuerte caída de pasajeros registrada.

Por su parte, los servicios de taxi han pasado a ser prácticamente testimoniales. Actualmente sólo puede subir un pasajero por taxi, excepto si se acompaña a discapacitados o menores. En el conjunto de la semana han bajado un 95% los servicios, según los datos del Institut Metropolità del Taxi (Imet).

En cuanto al tráfico privado, el descenso de la circulación ha sido del 71%, con el número de coches moviéndose a la baja a medida que avanzaba la semana. Aún es mayor el descenso en el uso de la bicicleta y patinetes, un 81%.

Los accesos a la capital catalana, con una disminución de vehículos del 74%, son los puntos donde más se nota el confinamiento de los ciudadanos y la reducción de la actividad económica. En cambio, en las rondas es donde menos, aunque el porcentaje supera el 61%. Todo ello deja alrededor de medio millón de desplazamientos en coche y moto diarios, muy lejos de los 1,7 millones habituales.





Dejá tu comentario