“Mala o muy mala”. Así valoran la gestión realizada por el presidente de la Generalitat, Quim Torra, desde que tomara posesión del cargo en mayo de 2018 el 51,2% de los encuestados en el barómetro del CIS de este mes de marzo, que de forma extraordinaria incluye 1.000 entrevistas más en Catalunya para examinar su posición después del anuncio del jefe del Govern de que convocaría elecciones una vez se apruebe el proyecto de presupuestos.

El estudio, además, se sitúa justo en la orilla de la crisis del coronavirus, dado que los datos fueron extraídos entre el día 1 y el 13 de este mes, el día antes de que el Gobierno central decretara el estado de alarma. Su gestión, con evidentes estrategias dispares en el Palau de la Generalitat y la Moncloa, se escrutará en el barómetro de abril. Con todo, y en este misma encuesta, la sanidad ya se enfila a la tercera principal preocupación de los españoles –la sexta, en Catalunya, donde el principal problema, de largo, sigue siendo el debate sobre la independencia–.





Por contra, sólo el 13,2% de los preguntados aplauden como buena o muy buena la tarea de Torra al frente del Ejecutivo catalán, mientras que otro grueso notable, el 31,2%, se milita a calificarla de regular, poco antes de que se cumplan los dos años de mandato y a la espera de que el Tribunal Supremo, salvo sorpresa, confirme la inhabilitación dictada por el Tribunal Superior de Justícia de Catalunya (TSJC) por desobediencia al descolgar a destiempo la pancarta con los lazos amarillos del balcón de Palau.

Esta percepción castiga especialmente a Torra, y es que la misma pregunta, englobando al conjunto del Govern, otorga cifras ligeramente mejores. Suspenden la gestión de la Generalitat a lo largo de los últimos años el 41,5% de los encuestados, 10 puntos menos que los que desaprueban al president. Un porcentaje que se integra, casi por completo, en los que puntúan como “regular” el cometido del Govern, manteniendo el número de los que la ven como buena o muy buena en cifras similares a Torra (12,8%).

Este porcentaje de, hecho, se aproxima a la estimación de voto para las próximas elecciones catalanas –todavía sin fecha– que recibe el partido de Torra, JxCat (10,7%), la mitad de lo obtenido en los comicios autonómicos de 2017. Por contra, su socio de Govern, ERC, sería la formación que recibiría más apoyo, dado que el CIS le concede una estimación del 23%, un par de puntos más que dos años y medio atrás.





Dejá tu comentario