Control de los hurtos, especialmente desde que en verano se puso en marcha un dispositivo
especial y sostenido para combatir esta lacra, y fuerte incremento de los robos en los que media violencia e intimidación. Son los apuntes más destacados del balance de hechos delictivos en la ciudad de Barcelona durante el año pasado que ayer hizo públicos el Ministerio de Interior a partir de las denuncias conocidas por todos los cuerpos de seguridad. Las estadísticas indican que en el 2019 se registraron en toda Catalunya casi medio millón de infracciones penales, exactamente 489.116, lo que supone un 3,7% más que en el año anterior.





Aunque en la capital catalana siguen produciéndose cerca de 300 hurtos de media al día, en los últimos meses la mayor presencia policial, sobre todo en las zonas más transitadas de la ciudad, ha conseguido frenar la escalada de los últimos años, que se mantuvo en el primer semestre del 2019. El número de hurtos en Barcelona (108.308) es muy similar al que se dio en el municipio de Madrid (111.748) con una población mucho mayor pero con mucha menos saturación turística. Los hurtos representan en Barcelona más de la mitad de los hechos delictivos conocidos.


Denuncias por violación

El número de agresiones sexuales en Catalunya aumentó un 19% a lo largo del 2019





Otros tipos penales, en cambio, parecen todavía fuera de control. Es el caso de la que ya es la principal preocupación de los Mossos d’Esquadra en este momento, los robos con violencia e intimidación, que entre el 1 de enero y el 31 de diciembre del 2019 registraron 14.750 casos, un 20,1% más que en el ejercicio anterior.

También preocupante es el incremento de las tentativas de asesinato (51, con un 15,9% de variación respecto al 2018) y de homicidios, 17 a lo largo del 2019, una cifra que llama la atención puesto que no es nada frecuente que en este ranking negativo Barcelona supere a Madrid (16).





Otro aspecto muy relevante del balance de criminalidad del año pasado hecho público por el Ministerio del Interior es el que hace referencia a los delitos de índole sexual. En Catalunya se denunciaron el año pasado 557 violaciones, un 19% más que en los doce meses anteriores. Sólo en Barcelona ciudad hubo que lamentar 158 agresiones sexuales con penetración, un 16,2% más que el año 2018.

Otro fenómeno que fue al alza en Catalunya el año pasado fue el del tráfico de drogas. Los diferentes cuerpos policiales que actúan sobre el territorio catalán tramitaron 2.605 denuncias por este capítulo, lo que representa un incremento anual cifrado en el 6,2%. Una subida que está muy relacionada con el auge del negocio de la marihuana.

Sumando toda la actividad delictiva de la que se tuvo conocimiento, a lo largo del año 2019 se registraron en el conjunto de Catalunya 1.340 infracciones de carácter penal al día, o lo que es lo mismo, prácticamente una por
minuto. En la globalidad de España se produjeron algo más de 2,2 millones de delitos en un año, un 3,3 por ciento más que en el 2018. Esto significa algo más de cuatro delitos cada minuto.

En las principales ciudades catalanas, Barcelona al margen, el año 2019, desde el punto de vista delictivo, fue peor que el anterior. Los incrementos no son homogéneos. En algunos casos, como el de Terrassa, fue de apenas un 0,4%. En cambio, en municipios como l’Hospitalet de Llobregat la subida fue del 10%.





Dejá tu comentario