La aerolíneas han lanzado un grito al cielo. El Covid-19 va a lastrar las cuentas de todas las compañías y, en ausencia de ayudas, el sector puede caer en picado.

La IATA, la asociación que agrupa a la mayoría de las empresas, ha cifrado el impacto que tiene el coronavirus en España: peligran unos 750.000 empleos. En ningún otro país de Europa las consecuencias en los puestos de trabajo llegarían a ser tan devastadoras.

En cuanto a la factura, habrá un descenso de los ingresos de 11.000 millones de euros y casi 100 millones de pasajeros menos. En conclusión, la pérdida para el PIB español del parón del sector del transporte aeronáutico puede suponer unos 45.000 millones de euros menos.






“Las únicas peticiones de vuelo ahora mismo son de repatriación o de carga de mascarillas”, comenta un piloto





“Todo el mundo está en el suelo. Las únicas peticiones que recibimos son de vuelos de repatriación o de carga de mascarillas”, comenta a este diario un empresario del sector y piloto basado en Barcelona. “El problema es que cuando se levante el confinamiento no arrancará el negocio desde el primer día. Esto va a costar”, admite.

A escala europea, el Covid-19 va a dejar tierra quemada a su alrededor. El último escenario de la IATA cifra una pérdida potencial de ingresos por parte de las aerolíneas de 68.000 millones de euros. Asimismo, se estima que la demanda de pasajeros esté un 46% por debajo de los niveles del 2019. Una disminución de esta magnitud pone en riesgo en el Viejo Continente alrededor de 5,6 millones de empleos y 342.000 millones de euros en el PIB europeo, que es el total del dinero que se dejará de generar por la crisis del coronavirus.


Semanas clave





“La industria del transporte ­aéreo es un motor económico, que soporta hasta 12,2 millones de empleos en toda Europa. Cada trabajo creado en la industria de la aviación respalda otros 24 empleos en la economía en general. Los gobiernos deben reconocer la importancia vital de la industria del transporte aéreo, y ese apoyo se necesita con urgencia”, se quejaba ayer en un comunicado el vicepresidente de IATA, Rafael Schvartzman.

Entre las medidas solicitadas, están las ayudas directas, préstamos y alguna actuación de alivio fiscal. Pero también ponen sobre la mesa otra propuesta, destinada a levantar polémica: las aerolíneas piden “una enmienda temporal urgente” a la regulación de los derechos del pasajero para evitar tener que reembolsar a los viajeros afectados. En este sentido, sugieren adoptar cupones en lugar de devoluciones, para dar a las aerolíneas “un respiro para sostener los flujos de caja”.





El pasado martes las aerolíneas mundiales informaron que duplicarían su estimación de pérdidas de ingresos en el 2020 por la crisis del coronavirus hasta los 226.000 millones de euros. Para IATA, hasta la mitad de las aerolíneas se enfrentan a una posible quiebra en las próximas semanas. Se prevén turbulencias.





Dejá tu comentario