El Ministerio de Sanidad de China ha confirmado en la madrugada de este sábado que los muertos por el nuevo coronavirus originado en la ciudad de Wuhan han alcanzado los 2.345, mientras que los afectados se sitúan en 76.288. Las autoridades sanitarias del gigante asiático han confirmado 397 nuevos casos de coronavirus hasta este viernes y 115 muertes, 5.365 casos sospechosos, mientras que 20.659 pacientes se habían recuperado de la enfermedad.

De los 397 nuevos casos confirmados, 366 se han registrado en la provincia de Hubei, foco de la epidemia, y 314 en su capital Wuhan, de 11 millones de habitantes. En esa provincia, donde cerca de 50 millones de personas se encuentran en cuarentena desde hace un mes, se produjeron 106 de las 109 nuevas muertes.

Tras la muerte a principios de febrero del oftalmólogo que alertó del brote de Covid-19, las autoridades sanitarias han informado de la defunción de un médico que atendía a pacientes infectados del virus en un hospital de Wuhan. Peng Yinhua, médico de 29 años experto en cuidados respiratorios intensivos, ha fallecido en la noche de este jueves después de contagiarse mientras trabajaba en la campaña contra el brote de coronavirus en un centro hospitalario del distrito de Jiangxia.

Aunque los casos diarios de muertes siguen preocupando “seriamente” al gigante asiático, el balance de la enfermedad que hace hasta el momento la Comisión Nacional de Sanidad es positivo, ya que aseguran que la situación general en relación con el virus “está mejorando” y que la epidemia se encuentra “bajo control”, con ningún caso nuevo en 14 de las 34 provincias y regiones autónomas del país.

Para detener el impacto del virus, el pais ha manifestado que se está avanzando en la investigación sobre medicamentos y terapias para luchar contra la enfermedad. En este sentido, se ha observado que la terapia plasmática de donantes ha resultado ser efectiva en casos graves, ha explicado Xu Nanping, viceministro de Ciencia y Tecnología, en una rueda de prensa en Pekín. Más de 100 pacientes que se han recuperado del nuevo virus han donado plasma, y este plasma se puede preparar en productos terapéuticos para tratar a más de 200 pacientes con síntomas graves y críticos. Por este motivo, se ha hecho un llamamiento a los pacientes recuperados para que vayan a donar sangre.

Según el funcionario, en seis de los primeros pacientes que recibieron la terapia en Wuhan desapareció la presencia del virus en el torrente sanguíneo y sus síntomas mejoraron, mientras que aquellos que se encontraban en estado crítico en la provincia de Shanxi del norte de China se estabilizaron. El objetivo es aplicar esta terapia aún a más pacientes con síntomas graves y críticos, así como a pacientes con inicio rápido de Covid-19. Por esta razón, 20 equipos han sido enviados a distintas provincias para recolectar plasma de convaleciente, y se ha pedido a los mandos locales que brinden apoyo para la recolección de plasma.

Llegan los británicos del crucero japonés

Un avión con 32 británicos evacuados del crucero Diamond Princess, atracado en Japón y cuyos pasajeros debieron permanecer días en cuarentena por el coronavirus chino, aterrizó este sábado en una base militar del Reino Unido. La aeronave tocó tierra en la base militar de Boscombe Down, en el condado de Wiltshire, sur de Inglaterra, y los pasajeros serán llevados al hospital Arrowe Park, en el noroeste de Inglaterra, donde deberán pasar catorce días en cuarentena.

En ese hospital también estuvieron aislados otros dos grupos de británicos que habían regresado recientemente de China. En los últimos días, ocho de nueve personas diagnosticadas con el coronavirus chino en el Reino Unido han recibido el alta médica tras dar negativo en dos pruebas clínicas sucesivas, según el NHS.

La OMS dice que “se acaba el tiempo”

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha alertado de que “se acaba el tiempo” para evitar la propagación mundial del coronavirus. El director general de la organización, Tedros Adhanom ha mostrado su preocupación por la aparición de nuevos casos sin vínculo claro con China y ha pedido a la comunidad internacional actuar “rápido” para frenar la propagación del virus, según ha informado en un comunicado.

“Aunque el número total de casos fuera de China sigue siendo relativamente bajo, estamos preocupados por la cantidad de casos sin vínculo epidemiológico claro, como los antecedentes de viaje o los contactos con un caso confirmado”, ha explicado Tedros. En concreto, ha señalado que hasta el momento fuera de China hay 1.152 casos en 26 países y ocho muertes. Además del crucero ‘Diamond Princess’, donde hay 634 contagios, Corea del Sur, con 346, es el país con más casos.

“Estos puntos son muy preocupantes, ya sean casos o tendencias. Creo que todavía hay una oportunidad, pero el tiempo se está acabando, por eso pedimos a la comunidad internacional que actúe rápidamente, incluido en temas de financiación. No es lo que estamos viendo”, ha indicado Tedros, que cree que el brote “podría ir en cualquier dirección” y señala a los países “con redes sanitarias más débiles” como focos de preocupación principal.

El G20 bajo la sombra del virus

Los ministros de Economía y gobernadores de los Bancos Centrales de los países miembros del G20 comenzaron hoy la reunión sectorial preparatoria de la cumbre de noviembre con la mirada puesta en la fiscalidad internacional y el desarrollo económico bajo la sombra del coronavirus.

Las preocupaciones de la comunidad internacional por el COVID-19 han estado presentes también en Riad y ha ocupado parte de las primeras intervenciones en la antesala de la cumbre de Riad, que por primera vez alberga este evento. La directora general del Fondo Monetario Internacional (FMI), Kristalina Georgieva, volvió a insistir en el pronóstico de que la enfermedad le costará una décima de crecimiento a la economía mundial este año.

“Pero también estamos mirando escenarios más graves en los que la expansión del virus continúa por más tiempo y más globalmente y con consecuencias más prolongadas”, agregó Georgieva en un comentario antes del inicio del evento. “La cooperación global es esencial para contener el COVID-19”, agregó, subrayando que “ahora es el momento de reconocer el riesgo potencial para estados y países con fragilidades y sistemas de salud débiles”.

Corea del Sur reporta 142 nuevos casos

La epidemia sigue creciendo en Corea del Sur donde sus autoridades han confirmado este sábado 142 nuevos casos, lo que eleva el total de contagiados a 346 y supone el cuarto día consecutivo en el que este país asiático registra récord diario de nuevos afectados. En los últimos cuatro días el número de contagiados por el COVID-19, que ha dejado ya dos muertos en Corea del Sur esta semana, se ha multiplicado por 12, con la mayoría de casos centrados en la ciudad de Daegu, 230 kilómetros al sureste de Seúl.

Las autoridades sanitarias surcoreanas han insistido por el momento en que la epidemia se encuentra todavía en una fase controlable. De los 142 nuevos casos, 92 corresponden al hospital Daenam del condado de Cheongdo, según detalló hoy sábado el Centro para la Prevención de Enfermedades Infecciosas de Corea (KCDC).

Fuera de las fronteras chinas, Corea del Sur es uno de los países más afectados por la enfermedad. Ante el rápido aumento de infectados, se ha designado como “zonas de gestión especial” a la ciudad de Daegu y a la ya mencionada comarca vecina. La propagación “limitada” de la enfermedad ha empujado al alcalde de Daegu, donde residen dos millones y medio de personas, a pedir a la población que eviten salir a la calle. Aun así, el Gobierno sostiene que la situación es “manejable”.

La inmensa mayoría de las infecciones registradas en Daegu parecen estar ligadas a una mujer de 61 años, que podría tratarse de una paciente “supercontagiadora”, de acuerdo con las informaciones que ha hecho públicas el Centro Coreano para el Control y la Prevención de Enfermedades (KCDC, por sus siglas en inglés) y que recoge el diario surcoreano ‘Korea Times’. La mujer, que visitó recientemente Cheongdo, pertenece a una polémica comunidad cristiana conocida como la iglesia Shincheonji (Nuevo Cielo y Tierra), donde el pasado domingo se celebró una misa a la que asistieron unos 1.000 feligreses, por lo que se cree que pudo darse un importante foco de infección puesto que más de 60 contagiados estuvieron presentes en esa ceremonia. A raíz de lo ocurrido, Jung Eun-kyeong, director del KCDC, ha pedido a aquellos que hayan visitado la iglesia de Daegu que se pongan en “autocuarentena”.

34 estadounidenses contagiados

Las autoridades sanitarias de EEUU confirmaron este viernes que 18 ciudadanos de este país que fueron repatriados desde el crucero Diamond Princess en Japón han dado positivo por coronavirus COVID-19, lo que eleva a 34 la cifra de casos en el país americano. En una teleconferencia, los gubernamentales Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) señalaron hoy que 18 pasajeros del crucero que el pasado 3 de febrero fue puesto en cuarentena en Japón han dado positivo, cifra que se suma a los otros 16 casos reportados hasta el momento en EEUU.

“Estos números no representan de forma precisa lo que está pasando en nuestra comunidad”, dijo Nancy Messonnier, directiva de los CDC. La funcionaria no desestimó que aparezcan nuevos casos entre algunos de los casi 330 estadounidenses que fueron evacuados del crucero anclado en el puerto japonés de Yokohama y que aterrizaron esta semana en dos bases aéreas en California y Texas.

Dejá tu comentario