Reivindicar la capacidad transformadora de los municipios en la lucha por la igualdad. Con este objetivo, la presidenta de la Diputación, Núria Marín, participará en la cumbre Beijing +25, que se celebra el próximo mes en Nueva York y que conmemora los 25 años de la cumbre mundial sobre los derechos de las mujeres que acogió la capital china.

“Los grandes cambios parten siempre de las cosas que tenemos en común, de todos los factores que podemos sumar. Para ello son imprescindibles las políticas transversales en clave municipal y, en eso, en la Diputación de Barcelona somos auténticos expertos”, asegura Nuria Marín. Políticas que, si nos fijamos específicamente en la lucha por la igualdad, tanto afectan al urbanismo, para hacer pueblos y ciudades más amables y más seguros, como al deporte, para visibilizar el femenino y que pueda desarrollarse en las mismas condiciones que el masculino; sin olvidar la salud, la educación, el medio ambiente o cualquier otro ámbito de la acción política.


Compartir conocimiento





En la lucha por la igualdad de género, la Diputación de Barcelona aplica políticas y despliega programas que se han convertido en referencia para muchos municipios de la provincia, cuyos resultados compartirá su presidenta, Núria Marín, en la cumbre Beijing +25 de Nueva York. Cerca de la mitad del territorio de la provincia de Barcelona –un 42%– forma parte de la red de Centros de Información y Recursos para Mujeres (CIRD), que ya dan cobertura a 130 municipios y que ofrecen información de cualquier materia, tales como salud, trabajo, vivienda, servicios y recursos específicos para mujeres.

Otra línea de apoyo que ofrece la Diputación de Barcelona a los municipios es para la elaboración de planes y proyectos para la promoción de la igualdad, la lucha contra las violencias machistas y la LGTBIfobia. Su acogida ha sido muy positiva: hasta ahora se han realizado 240. Se trata de un apoyo polivalente, que puede ser interno para los ayuntamientos y, también, destinado a cada pueblo o ciudad, con el objetivo final de mejorar y equilibrar la situación de mujeres y hombres, a partir de un diagnóstico previo.

Núria Marín, presidenta de la Diputación de Barcelona
Núria Marín, presidenta de la Diputación de Barcelona

En este sentido, la presidenta Núria Marín destaca “la función central de la Diputación de Barcelona para que toda la ciudadanía pueda tener los mismos recursos, viva donde viva. Nosotros, como ayuntamiento de ayuntamientos, aseguramos la igualdad de recursos para garantizar la igualdad de oportunidades”, añade. Son solo dos ejemplos de cómo el trabajo realizado desde la proximidad y en clave paritaria puede forzar el cambio hacia una igualdad real entre hombres y mujeres; un cambio que, como la propia ONU reconoce, está siendo muy lento para la inmensa mayoría de mujeres y de niñas del planeta.


Parar la violencia machista





La lucha contra la violencia machista, la peor cara de la desigualdad de género, es necesariamente una de las prioridades de acción de la Diputación, desde el convencimiento de que son necesarias medidas contundentes, compromiso social e impulso educativo. Y es por ello que la corporación desarrolla herramientas para ayudar a los ayuntamientos de la provincia a combatir esta lacra. Muestra de ello son los cursos de formación en políticas de igualdad para profesionales municipales, que han seguido cerca de 3.500 personas. O los 900 talleres y actividades de sensibilización que se han llevado a cabo en todo el territorio.

Parte importante de esas políticas se dirigen a las mujeres jóvenes, protagonistas, durante los últimos tiempos, de un movimiento reivindicativo clave y transversal ante las desigualdades de género. Las nuevas generaciones deben hacer de hilo conductor para conseguir municipios feministas, el motor del cambio real hacia la igualdad entre hombres y mujeres.


La lucha contra la violencia machista, la peor cara de la desigualdad de género, es necesariamente una de las prioridades de acción de la Diputación





Es en este contexto, el del empoderamiento de las chicas jóvenes, que la Diputación de Barcelona ofrece a los municipios apoyo para actuar contra las violencias sexuales en espacios de ocio. En una iniciativa pionera en el territorio, la Diputación pone a disposición de los ayuntamientos las carpas Punto lila, para que se instalen durante el desarrollo de fiestas, conciertos, festivales y cualquier actividad de ocio. Los puntos lila están destinados a informar, sensibilizar y prevenir las actitudes machistas y los comportamientos sexistas que se produzcan en espacios púbicos de ocio o lúdicos, y su cesión a los ayuntamientos va acompañada de una formación específica a las personas responsables de gestionarlos.

“Los municipios de la provincia de Barcelona llevamos tiempo aplicando políticas valientes en la lucha por la igualdad y contra la violencia machista. Hemos hecho mucho trabajo, pero todavía tenemos mucho que hacer. Y la cumbre Beijing +25 será un muy buen escenario para compartir nuestras experiencias y, también, para aprender de otros”, explica la presidenta de la Diputación de Barcelona, Núria Marín.


Agenda 2030: la igualdad en el centro





Este 2020 no es solo el año de la conmemoración de Beijing +25. Es también el del quinto aniversario de la Agenda 2030, que sitúa la igualdad de género en el centro del desarrollo sostenible. Al mismo tiempo, el compromiso de la Diputación de Barcelona con los Objetivos de Desarrollo Sostenible, marcados en la Agenda 2030, es la esencia del Plan de Actuación de Mandato para los tres próximos años. La equidad de género es uno de sus pilares, desde el compromiso con el buen gobierno y con los gobiernos locales, trabajando por una estrategia institucional realista pero transformadora, que avance en el trabajo en red y transversal, y que se adapte a los nuevos tiempos ya las necesidades actuales.

Dejá tu comentario