La entera región de la Lombardía, el motor económico de Italia, con más de 10 millones de habitantes, está a punto de convertirse en zona roja por el coronavirus. El Gobierno italiano ultima esta noche un decreto para prohibir la entrada y salida de la entera región y de otras once provincias italianas: Módena, Parma, Piacenza, Reggio-Emilia, Rimini, Pesaro e Urbino, Padua, Treviso, Asti, Alessandria, y también Venecia.

Según el borrador –a falta de la firma del primer ministro, Giuseppe Conte– que difunde la página web de La Reppublica, en todas estas zonas estará vetado “cualquier desplazamiento” de entrada y salida del territorio salvo “exigencias laborales improrrogables o situaciones de emergencia”. En estos mismos territorios, el Gobierno recomienda a las personas con dificultades respiratorias y fiebre mayor a 37,5ºC a quedarse en casa y limitar al máximo los contactos sociales, contactando el médico.






Más de tres mil contagios

Lombardía es la región más afectada por Covid-19, con ás de 3.400 casos





La Lombardía, cuya capital, Milán, es la locomotora de la economía italiana, es la región más afectada por la epidemia de coronavirus que ya ha provocado que más de 5.800 personas hayan sido diagnosticadas en todo el país. Al menos 3.420 de todos los contagiados italianos son en este región, donde hasta el momento se encontraban los diez primeros pueblos completamente aislados donde surgió el brote hace dos semanas. De los 233 muertos en toda Italia, 154 se han registrado en la Lombardía.

Fuentes gubernamentales confirman a este diario la intención de cerrar la entera región y las once provincias,y dijeron que se iba a aprobar durante la madrugada o este domingo por la mañana. Ante el crecimiento exponencial de los casos, las autoridades de la Lombardía han pedido al Gobierno extremar las medidas para frenar la difusión. El organismo que coordina las unidades de cuidados intensivos de Lombardía ha asegurado que “en ausencia de urgentes y adecuadas medidas por parte de las autoridades tendremos que afrontar un evento que solo podremos calificar de desastrosa calamidad sanitaria”.

Entre otras cosas, y además de recordar el cierre de escuelas y universidades, el borrador también prohíbe en la Lombardía y las otras 11 provincias los eventos culturales, lúdicos, deportivos, religiosos, y también la apertura de discotecas, pubs, bingos, teatros, museos, gimnasios, piscinas o locales parecidos. La apertura de las iglesias y lugares de culto se condiciona a que se garantice la distancia mínima de un metro.





También suspende las ceremonias civiles y religiosas, incluyendo los funerales. Los restaurantes y bares quedarían abiertos, siempre y cuando se respete la distancia mínima. Si no lo hacen, podrían perder la licencia. Además, quedarían cerrados los centros comerciales durante las jornadas festivas.

Estos días, aunque las escuelas están cerradas, se han repetido imágenes de centros comerciales llenos que el Gobierno quiere evitar. El consejero de sanidad de la región de la Lombardía,Giulio Gallera, ha pedido responsabilidad a sus conciudadanos y que respeten las medidas de prevención que se han aprobado, como la de dejar un metro de distancias entre las personas, colas en las estaciones de esquí.Todas estas medidas serán vigentes hasta el 3 de abril, según el borrador.





Dejá tu comentario