El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, ha dicho este sábado que su país ha abierto las fronteras con Europa para permitir el paso de refugiados y que se espera que en menos de 24 horas, entre 25.000 y 30.000 migrantes pueden intentar llegar a Grecia, aunque este país afirma que, aunque se observan miles de personas en el lado turco, no consta que hayan cruzado un número mayor de lo habitual.

”¿Qué decimos hace meses? Que si esto sigue así, estaremos obligados a abrir nuestras puertas. Pero no nos creyeron”, dijo Erdogan en un discurso en Estambul, transmitido en directo por la cadena NTV.





”¿Así, qué hicimos ayer? Abrimos las fronteras. Hasta esta mañana hay unos 18.000 que están cruzando, forzando el paso fronterizo, pero hoy mismo pueden llegar a ser 25.000 o 30.000”, aseguró el mandatario.


Cerca de 7.000 personas esperaban este mediodía cruzar a Europa





El portavoz del Gobierno griego, Stelios Petsas, aseguró este sábado que se han evitado “más de 4.000 entradas ilegales al país” en las últimas horas tras la llegada de miles de personas hasta la frontera, en suelo turco.

Grecia se ha comprometido a hacer todo lo que sea necesario para proteger sus fronteras de la presión migratoria proveniente de Turquía y, aunque de momento mantiene el control, la situación es frágil y ha solicitado a la UE una reunión extraordinaria de los ministros de Exteriores.

El ministro de Asuntos Exteriores griego, Nikos Dendias, ha mantenido una conversación telefónica con el alto representante de la Unión Europea (UE) para Asuntos Exteriores, Josep Borrell, a quien solicitó una convocatoria extraordinaria del consejo de ministros de Exteriores europeos para tratar la situación de la frontera greco-turca.

Miles de migrantes se reunen en la frontera después de que Erdogan anunciara la apertura de las fronteras con Europa .
Miles de migrantes se reunen en la frontera después de que Erdogan anunciara la apertura de las fronteras con Europa .
(Emrah Gurel / AP)

Según fuentes oficiales, al mediodía del sábado había ya unas 7.000 personas esperando con la esperanza de cruzar a Europa. Este fin de semana han sucedido varios enfrentamientos entre migrantes y policías. En algunos momentos de tensión, los migrantes lanzaron piedras, ramas ardiendo y otros objetos a los agentes, que contestaron con gases lacrimógenos.





Por su parte, el ministro griego de Protección Ciudadana, Mijalis Jrisojoidis, destacó desde Evros que nadie va a entrar al país de forma ilegal. “La situación es difícil. Las personas infelices que están atrapadas en nuestras fronteras no han venido solas. Han sido expulsadas, rechazadas y utilizadas por el país vecino, Turquía”, aseguró Jrisojoidis.

La policia griega llega a la frontera con Turqía para evitar el paso de miles de migrantes.
La policia griega llega a la frontera con Turqía para evitar el paso de miles de migrantes.
(Emrah Gurel / AP)

Petsas agregó que 66 personas han sido detenidas por entrar de forma ilegal en Grecia desde la ciudad turca de Edirne, y que se “hará lo que sea necesario” para salvaguardar las fronteras griegas y europeas.

De momento las cifras de llegadas a Grecia se mantienen relativamente bajas. Además de los 66 de la frontera terrestre, en las últimas 24 horas llegaron a las islas del Egeo 180 personas, según confirmó a Efe la Guardia Costera helena, algo que no sobresale especialmente en comparación con los últimos meses.

”Estamos fortaleciendo nuestras fuerzas por tierra y mar, se están desplegando más fuerzas policiales en Evros y en las islas operan actualmente 52 buques de la Armada”, añadió el portavoz.






Erdogan justifica el cambio de su política migratoria





Erdogan relacionó el cambio en la política migratoria con el apoyo en armamento y material que, a su juicio, muchos países han prestado a las milicias kurdas en Siria o al propio régimen de Damasco, pero sin respaldar a Turquía, que acoge a unos 3,5 millones de refugiados sirios.

”A partir de ahora, ya no cerraremos la frontera. Esto continuará pasando. ¿Por qué? Porque Europa debe cumplir su palabra. No estamos en condiciones de atender y alimentar a tantos refugiados. Si sois sinceros, debéis participar en esto; si no, dejaremos las fronteras abiertas”, dijo el presidente dirigiéndose a la Unión Europea (UE).

El presidente de Turqía Tayyip Erdogan durante el funeral del soldado Emre Baysal, que fue asesinado en la provincia de Siria, Idlib.
El presidente de Turqía Tayyip Erdogan durante el funeral del soldado Emre Baysal, que fue asesinado en la provincia de Siria, Idlib.
(PRESIDENTIAL PRESS OFFICE / Reuters)

Por otra parte, Erdogan aseguró también que el Ejército turco bombardeó esta madrugada un depósito de armas químicas en el noroeste de Siria, en medio de la escalada de tensión entre Ankara y Damasco en la provincia de Idlib.

”Hemos destruido un depósito de armas químicas. Mostraremos aún más determinación en los próximos días. Nunca hemos querido llegar a este punto pero nos han obligado a hacerlo”, dijo el presidente.





Poco antes, un funcionario turco había confirmado a Efe el bombardeo de unos depósitos de armas situados a unos 13 kilómetros al sur de la ciudad siria de Alepo.





Dejá tu comentario