Devastado después de ser acosado en la escuela por su acondroplasia, un sollozante Quaden Bayles le dijo a su madre que se quería morir. La angustia de este niño aborigen australiano de 9 años, que padece acondroplasia, se volvió viral en las redes sociales después de que su madre, Yarraka Bayles, publicara un vídeo de seis minutos en Facebook. “Esto es lo que está haciendo el acoso escolar, y quiero que la gente sepa cuánto nos duele como familia”, se oye decir a la madre del niño en la grabación, que ha recibido más de 19 millones de visualizaciones. “Este es el impacto que tiene la intimidación en un niño de 9 años que sólo quiere ir a la escuela, educarse y divertirse”, añade.





El llamamiento de Yarraka provocó que su hijo recibiera muestras de apoyo procedentes de todo el mundo. El actor australiano Hugh Jackman le dijo que “eres más fuerte de lo que crees, amigo” e instó a las personas a “ser amables”, mientras que Eric Trump, hijo del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo que el vídeo era “absolutamente desgarrador”. “Este es uno de los vídeos más duros que he visto”, escribió el jugador de baloncesto turco de los Boston Celtics, Enes Kanter, en Twitter. “No hay lugar en el mundo para los matones”, añadió.


Los Bayles han preferido donar a oenegés el dinero que se recaudó para el viaje del pequeño a Disneylandia





Hasta el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, le mandó un mensaje a través de su cuenta de Twitter: “Querido Quaden, quiero un mundo más justo. Para ti, para todos. Por eso estoy en política, para transformarlo. Para que no seas intimidado. Créeme, tu vida nos inspira a todos. Te mando un beso desde España a ti y a tu familia”.

Y el pasado sábado Quaden fue invitado por su equipo de rugby favorito, el Indigenous All-Stars, a presenciar a pie de campo su enfrentamiento con los Maori All Stars.

Los Bayles son una familia acostumbrada a luchar por sus derechos. La hermana mayor de Quaden, Guyala, es modelo y activista por los derechos de los aborígenes. Quaden Bayles ha hecho campaña por la abolición del día de Australia, el día nacional que conmemora la llegada de la primera flota de barcos británicos a la isla en 1788, y que algunos aborígenes llaman el día de la Invasión. Tras los ataques, Guyala no dudó ni un momento en utilizar su cuenta de Instagram para salir en defensa de su hermano.





También el abuelo de Guyala y Quaden, Tiga Bayles, y su bisabuela, Aunty Maureen Watson, fueron famosos activistas aborígenes, que lucharon por los derechos indígenas.

El cómico estadounidense Brad Williams inició una campaña en el sitio de crowdfunding GoFundMe para conseguir 10.000 dólares para que Quaden Bayles pudiera ir a Disneylandia. “Esto no es sólo para Quaden, esto es para cualquiera que haya sido intimidado en su vida y le hayan dicho que no era lo suficientemente bueno “, dijo Williams, que también sufre acondroplasia.

La petición lleva recaudados más de 470.000 dólares, pero la familia Bayles ha renunciado al viaje a Disneylandia, y finalmente el dinero se distribuirá entre varias organizaciones que luchan contra el acoso y para sufragar los diferentes gastos médicos del propio Quaden.

Pero acudir a las redes sociales puede ser un arma de doble filo, y del mismo modo que la familia
recibió esta gran ola de solidaridad, también hubo quien puso en duda que Quaden tuviera realmente 9 años, y afirmó que en realidad era mayor de edad, o un actor que la familia había contratado para urdir una mentira y estafar dinero.

Todo empezó con unas fotos de Quaden vestido de Gucci y con una actitud “adulta” en un local donde se puede ver un 18 luminoso. También hay un vídeo del niño con un enorme fajo de billetes que despertó algunas suspicacias.





Pero como varios servicios de factchecking se han encargado de demostrar los últimos días, todo tiene una explicación, y Quaden realmente tiene 9 años y el caso es real. Tan real como que su madre ya denunció que sufría bullying en el 2016, cuando el crío tenía 5 años, como recogió en su día un reportaje del programa Today de la cadena de televisión NBC. De hecho, desde su nacimiento en el 2010, la presencia de Quaden y su madre en los medios de comunicación no ha sido infrecuente.

En el 2015 la SBS –la televisión pública australiana– hizo un reportaje de 20 minutos sobre el niño, en el que explicaba que padecía acondroplasia, y que debía ser sometido a una cirugía para aliviar presión en la médula espinal, explican desde Maldita.es.

Y sobre la polémica foto, el portal de verificación de datos Snopes demostró que se trata de una imagen tomada en la fiesta del 18 cumpleaños de un chico llamado Garlen.

Pero al final, la presión ha sido demasiado, y los ataques de estos trols han obligado a la Yarranka Bayles a eliminar el vídeo de su página de Facebook harta del acoso en línea que recibía.





Dejá tu comentario