El Gobierno parece tener la intención de salir de Madrid. Así lo demuestra el acto celebrado ayer en Logroño, que reunió al jefe del Ejecutivo y a catorce ministros para examinar los problemas que plantea la despoblación de amplias zonas de la España interior. Es evidente que el acto celebrado ayer en La Rioja tenía como objetivo “reequilibrar” el impacto de la reunión del pasado miércoles en Moncloa entre sendas delegaciones del Gobierno de España y de la Generalitat de Catalunya, reunión que se celebró con un fuerte aparato escénico para reforzar el mensaje de diálogo. Sánchez quiere transmitir ahora el mensaje de que dialoga con todos.





El Gobierno ya ha podido aprobar el techo de gasto con la abstención de ERC, dando así el primer paso hacia la aprobación de los presupuestos generales del Estado del 2020. Catalunya es un asunto trascendental, sin duda alguna, pero seguramente el principal reto al que se enfrente el actual Gobierno es la pérdida de pulso de la España interior y la cristalización política del malestar en las provincias más afectadas. Todo ello ante el incierto telón de fondo de la alerta sanitaria y sus posibles consecuencias económicas. Tiempos difíciles. Video blog semanal del director adjunto de La Vanguardia, Enric Juliana

Dejá tu comentario